Lula, a las puertas de la cárcel

La Corte Suprema de Brasil ha rechazado un "habeas corpus" intentado por la defensa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y le abrió así las puertas de la cárcel al líder más popular del país, condenado a doce años de prisión por corrupción.
El expresidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva. EFE/ARCHIVOEl expresidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva. EFE/ARCHIVO

Lula fue hallado culpable por dos tribunales y, de acuerdo con una jurisprudencia dictada por la propia Corte Suprema en 2016 y reflejada en la ajustada votación de seis votos a cinco, una sentencia ratificada en segunda instancia permite el inicio de la ejecución de la pena.

La decisión de enviar a Lula a prisión queda ahora en manos del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4), corte de segunda instancia que amplió de nueve a doce años la pena dictada por un juez inferior y ante la cual cabe aún un recurso para revisar la redacción de la sentencia, pero no el contenido.

Si el TRF4 acepta esa revisión, que es lo tradicional, Lula sólo iría a la cárcel una vez analizado ese recurso, lo cual puede llevar el momento de la prisión a fines de abril.

El recurso negado intentaba que Lula conservara su libertad hasta que se agoten otras dos apelaciones que aún le restan, una ante el Superior Tribunal de Justicia y otra ante el propio Supremo, un trámite que podría consumir unos dos años.

Nacido en 1945 en Pernambuco, en el empobrecido noreste brasileño, aprendió a sobrevivir en la calle y a los 15 años se hizo tornero y se acercó al movimiento obrero.

Llegó a presidir el poderoso sindicato metalúrgico y saltó a la política a finales de los 80, en los estertores de la dictadura.

Se unió a políticos de izquierda para fundar el Partido de los Trabajadores ( PT) y estrenó una carrera meteórica antes de soñar con la Presidencia, que logró en 2002, en su cuarto intento (1990, 1994, 1998). En ocho años de gestión, sacó de la pobreza a 28 millones de personas y lideró una “revolución” pacífica que situó a Brasil entre los protagonistas de la agenda mundial.

Pero el romance comenzó a truncarse en 2005, con los primeros escándalos de corrupción del Partido de los Trabajadores.

Busco alianzas para la reelección y, con una popularidad del 87 % al final de su gestión, eligió a Dilma Rousseff para continuar el proyecto.

Su plan, sin embargo, se vino abajo por una “tormenta perfecta” que combinó una profunda crisis económica con la escasa popularidad de Rousseff y un pacto de sus antiguos aliados para terminar con la “era PT”, en agosto de 2016. Efe

 

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas