Los socialistas españoles clausuran su congreso con llamadas a la unidad en torno a Sánchez

El PSOE clausura su 39 Congreso Federal con el mensaje del giro a la izquierda del partido y de la unidad en torno al liderazgo de Pedro Sánchez, que ya es el nuevo secretario general del partido.
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada al 39 congreso federal de los socialistas en Madrid. EFE/Archivo/Emilio NaranjoEl líder del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada al 39 congreso federal de los socialistas en Madrid. EFE/Archivo/Emilio Naranjo

Pedro Sánchez retoma la dirección del PSOE con el objetivo principal de alcanzar el Gobierno de España con una mayoría alternativa de izquierda, tras meses de crisis interna que debilitaron al histórico partido socialista.

“Hemos puesto al PSOE rumbo a la Moncloa (sede del Gobierno español)”, anunció el nuevo líder socialista, quien insistió en que va “a trabajar sin descanso por que haya una mayoría parlamentaria alternativa que acabe con esta etapa negra de gobierno del PP (centroderecha)”

Sánchez, en un discurso ante unos 8.000 afiliados socialistas que puso fin al Congreso del partido, reivindicó un “PSOE de izquierdas, creíble y coherente”, e insistió en que los socialistas son “la izquierda de gobierno”.

No olvidó hacer un guiño a Podemos, el otro partido con el que comparte el espacio de la izquierda española y tendió la mano a las “fuerzas del cambio” cuando dijo que “solo competimos contra el PP. Nuestro objetivo es derrotar a la derecha para gobernar este país por la justicia social”.

Un equipo a su medida

Para conseguir ese reto, el líder socialista ha conformado un equipo de dirección a su medida, al margen de otras corrientes del PSOE con las que compitió en las elecciones internas del mes de mayo en las que resultó vencedor.

Sólo ha incluido en su equipo a un crítico, el expresidente del Gobierno regional vasco Patxi López, uno de los candidatos que compitió con él por el liderazgo del partido.

La nueva dirección socialista fue apoyada por el 70,5 % de los delegados asistentes al 39 Congreso que se clausuró hoy y aunque no cosechó votos en contra, un 28,5 % de los delegados votó en blanco.

Este dato es interpretado como un gesto de sus críticos, principalmente los partidarios de su principal rival, Susana Díaz, que le dejan las manos libres para diseñar la organización y la estrategia política del PSOE.

En este sentido, Díaz, presidenta de Andalucía, donde está la federación socialista más potente de España, confirmó que ha votado a la dirección propuesta por Sánchez ya que “es la Ejecutiva de mi partido”, que tiene que ofrecer a España la alternativa de gobierno que “merece”.

La política andaluza, que no estuvo presente en el mitin final, insistió en que el nuevo líder es “libre de formar equipo con los compañeros que crea para fortalecer el proyecto colectivo del PSOE en España”.

Acompañan a Sánchez

Acompañan a Sánchez en el “núcleo duro” de la dirección dos personas de su máxima confianza: Adriana Lastra como vicesecretaria general y número dos del partido, y José Luis Ábalos como secretario de Organización, responsable de controlar los mecanismos de poder del partido.

Los socialistas también abordaron en su cónclave el que se presenta como el principal reto para España en los próximos meses: el encaje político del Estado con las reivindicaciones nacionalistas de algunas regiones, sobre todo Cataluña, cuyo Gobierno ha anunciado un referéndum independentista para el 1 de octubre.

Sánchez reivindicó hoy una España “nación de naciones” que reconozca su plurinacionalidad en una reforma federal de la Constitución y rechazó de manera categórica las aspiraciones independentistas de algunos partidos catalanes.

“Somos un país con un solo Estado y con una única soberanía, la del conjunto de españoles, por eso nunca estaremos al lado de tesis independentistas ni apoyaremos el referéndum”, recalcó en su discurso en el acto de cierre del 39 Congreso.

Para Sánchez el cargo de secretario general del PSOE no es nuevo, puesto que ya que fue elegido en un congreso extraordinario del partido en 2014.

Pero dimitió el 1 de octubre de 2016, tras un fuerte debate interno sobre si los socialistas debían facilitar con su abstención la reelección del conservador Mariano Rajoy, como sucedió.

Tras meses de interinidad y luchas internas, Pedro Sánchez, con más experiencia política, asume de nuevo la dirección del PSOE y se ha marcado un nuevo objetivo: volver a llevar a su partido al Gobierno de España. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos