Los serbobosnios usan la crisis crimea para defender la ruptura de Bosnia

La secesión de Crimea ha echado fuego a la retórica independentista de otras regiones europeas, como la República serbobosnia, uno de los dos entes autónomos que forman Bosnia-Herzegovina, un país en crónica inestabilidad política por las disputas entre serbios, croatas y musulmanes.
Un manifestante da una flor a uno de los policías que guarda el edificio de la Presidencia Bosnia durante una protesta en Sarajevo, Bosnia-HerzegovinUn manifestante da una flor a uno de los policías que guarda el edificio de la Presidencia Bosnia durante una protesta en Sarajevo, Bosnia-Herzegovina, el 7 de marzo de 2014. EFE/Archivo/Str

Snezana Stanojevic 

Milorad Dodik, el presidente nacionalista de la llamada República Srpska, no sólo ha sido uno de los pocos líderes europeos en defender el derecho de Crimea a independizarse de Ucrania, sino que incluso ha visto en ese proceso un modelo a seguir. 

La situación en Crimea, por supuesto, establecerá una nueva práctica en el mundo“, defendió el líder serbobosnio cuando la región ucraniana aún preparaba su consulta secesionista, aprobada el 16 de marzo con el apoyo del 95,5 % de los votantes.

Dodik aseguró entonces que la República serbobosnia sigue con atención lo que ocurre en Italia, en Escocia o en Cataluña y que, “cuando llegue el momento”, trabajarán con los ejemplos de las mejores experiencias mundiales. Pero aparte de usar esos casos como muestras del derecho a la autodeterminación, el secesionismo de Dodik se argumenta en la parálisis y la ineficacia en que Bosnia-Herzegovina lleva sumida desde hace casi dos décadas. 

En 1995, los acuerdos de Dayton fijaron la creación de un país muy descentralizado, con un ente autónomo serbio, otro para los croatas y los musulmanes, y numerosos cantones con Gobiernos y parlamentos propios.  Tras la guerra que enfrentó a los tres pueblos entre 1992 y 1995, ningún factor aglutinador ha logrado salvar la desconfianza entre los políticos, que han hecho de la disputa étnica un arma electoral.

“Hasta hace unos años, había un denominador común: el acceso a la Unión Europea (UE). No obstante, en los últimos años tampoco este es un factor de cohesión que atraiga a las élites políticas para que trabajen por ese objetivo”, declaró a Efe la analista bosnia Tanja Topic.

Pero no es sólo Dodik quien dice que, si el país no funciona, lo mejor es que cada pueblo siga por separado. También entre la comunidad croata se oyen voces en favor de crear un tercer ente autónomo exclusivo para este pueblo.  

Según Topic, aunque Dodik es consciente de que nadie en el exterior apoyaría un referendo secesionista, mantiene un discurso que fortalece su posición frente a los croatas y musulmanes y entre sus propios votantes, a los que advierte contra supuestos intentos de los musulmanes de centralizar el Estado y reducir la autonomía.

Topic destaca que ni Serbia ni Croacia apoyarían nunca que se rompa la actual estructura en Bosnia. La paciencia ciudadana ante la parálisis económica y política acabó estallando hace dos meses en un masivo movimiento de protesta en las calles que, si bien aún vivo, ha ido perdiendo vigor.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es