Los rusos que lucharon en Afganistán piden derechos de veteranos

Un cuarto de siglo después de la retirada de las tropas soviéticas de Afganistán, cientos de miles de rusos que lucharon en ese conflicto, conocido como el "Vietnam de la URSS", demandan ser reconocidos como veteranos de guerra y que se les iguale en derechos a los que combatieron contra la Alemania nazi.
Ceremonia del 17º aniversario de la retirada del ejército soviético de Afganistán celebrada en el monumento 'Isla de Lágrimas' en el rio SvislochCeremonia del 17º aniversario de la retirada del ejército soviético de Afganistán celebrada en el monumento 'Isla de Lágrimas' en el rio Svisloch de Minsk (Bielorrusia) en 2006. EFE/Archivo

Bernardo Suárez Indart 

Pero para conseguirlo, los “afgantsi” (afganos), como llaman a los soldados soviéticos que fueron destinados a Afganistán, necesitan primero que Rusia modifique su punto de vista oficial sobre esa guerra (1979-1989).

La Unión Rusa de Veteranos de Afganistán (URVA) ha declarado que solicitará al presidente ruso, Vladímir Putin, que revise la valoración negativa que hizo en 1989 el Congreso de Diputados Populares de la Unión Soviética sobre el envío de tropas soviéticas al vecino país.

Y qué mejor ocasión para hacerlo que el vigésimo quinto aniversario de la retirada soviética de Afganistán, más aún cuando en otros países surgidos de la URSS, como Ucrania, Kazajistán, Azerbaiyán o Uzbekistán, reconocen como veteranos a sus ciudadanos que participaron en la guerra.

Sin embargo, la conciencia colectiva rusa considera que la guerra de Afganistán, en la que perdieron la vida más de 15.000 soldados soviéticos y hasta un millón y medio de afganos según algunas fuentes, fue una contienda injusta. 

Todos parecen estar de acuerdo es en que los casi diez años de guerra en Afganistán fueron uno de los factores que precipitaron la descomposición de la Unión Soviética por sus desmedidos costes económicos, políticos y morales.

Zbigniew Brzezinski, asesor del presidente estadounidense Jimmy Carter, ha reconocido públicamente que Washington tramó contra el gobierno comunista afgano para provocar la intervención y convertir a Afganistán en el “Vietnam soviético”. 

El mando militar soviético desaconsejó el envío de tropas al vecino país centroasiático, pero el Politburó del Partido Comunista de la URSS se inclinó por hacer caso a los informes del KGB, el Comité de Seguridad del Estado, que alertaban sobre la creciente presencia de Estados Unidos en la región.

La intervención militar, en la que en total participaron 620.000 soldados soviéticos, fue condenada por Occidente, y en particular por EE.UU, que organizó un boicot a los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980, al que se adhirieron varias decenas de países. EFE

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

imagen

imagen