CAMBIO HORA

Los relojes se atrasan una hora en la madrugada del domingo

El cambio horario que se hará la madrugada del próximo domingo, cuando se adoptará el horario de invierno retrasando una hora el reloj, lo que supondrá un ahorro energético considerable en el España.
Una empleada del fabricante de relojes Carlton sostiene dos despertadores para recordar el cambio de hora. EFE/Archivo/Andreas GebertUna empleada del fabricante de relojes Carlton sostiene dos despertadores para recordar el cambio de hora. EFE/Archivo/Andreas Gebert

Este domingo hay que retrasar el reloj una hora -a las tres serán las dos- pero comunidades como Baleares y Comunidad Valenciana no quieren hacerlo, aunque están obligadas por una directiva europea.

Pero, ¿qué hay detrás de esta petición o la de cambiar el huso horario? ¿qué margen tienen el Gobierno y otras instancias políticas?

Los argumentos a favor y en contra son variados y se refieren a cuestiones económicas -ahorro energético, fomento del turismo-, sociológicas -conciliación- y hasta psicológicas de la población -alteración de los biorritmos, especialmente en niños y ancianos-.

Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el ahorro potencial en iluminación durante el “horario de verano” -de marzo a octubre-, podría haber alcanzado este año el 5 por ciento, unos 300 millones de euros, aunque otros expertos no lo creen demostrado.

Respecto a mantener el horario de verano indefinidamente, no se puede hacer nada; el cambio de hora está regulado por una directiva comunitaria incorporada al ordenamiento jurídico español en 2002, y de obligado cumplimiento para todos los miembros de la UE.

Sin embargo, hay más margen para que España recupere el mismo horario que Gran Bretaña o Portugal.

Y es que, tal y como explica a Efe el físico Pere Planesas, del Observatorio Astronómico Nacional, no hay ninguna resolución ni europea ni mundial que obligue a los países a estar en un huso horario determinado.

La primera vez que se habló de la necesidad de establecer husos horarios a nivel mundial fue en 1884 en la Conferencia Internacional sobre el Meridiano (Washington).

Aunque no se adoptó ningún acuerdo al respecto, sí se estableció un meridiano único de referencia como origen de la longitud geográfica y se decidió que fuera el observatorio astronómico de Greenwich, cerca de Londres.

La Comunidad Europea adoptó oficialmente el horario de verano en 1977 con el objetivo de adaptar las actividades sociales y económicas al ciclo de luz natural y así paliar la crisis energética. EFE/Doc

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos