Los independentistas catalanes proponen a Sánchez, en prisión, para presidir la Generalitat

El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, ha oficializado la candidatura del diputado independentista Jordi Sánchez, actualmente en prisión preventiva, para presidir el Gobierno regional de Cataluña. El próximo 12 de marzo, podría celebrarse el pleno en el que se debatirá su investidura.
El presidente del Parlament, Roger Torrent, durante una reunión semanal de la Mesa, el pasado mes de febrero. EFE/Archivo/Toni AlbirEl presidente del Parlament, Roger Torrent, durante una reunión semanal de la Mesa, el pasado mes de febrero. EFE/Archivo/Toni Albir

 

El diputado de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, ha solicitado de nuevo al juez del Supremo, Pablo Llarena, que le ponga en libertad provisional. Esta solicitud llega después de que el presidente del Parlament, Roger Torrent, haya propuesto a Sànchez como candidato a la presidencia de la Generalitat.

Sánchez ha pedido al juez Llarena que, si no accede a ponerle en libertad, al menos se le otorguen “los permisos penitenciarios necesarios para acudir personalmente” al Parlament en la sesión prevista para el 12 de marzo y presentar, allí, “su programa de Gobierno y solicitar la confianza del pleno”.

Torrent (ERC, izquierda republicana) había propuesto inicialmente a Carles Puigdemont, expresidente del Gobierno catalán, pero ante la imposibilidad de ser elegido por estar en Bélgica huido de la Justicia española, éste renunció a su candidatura y propuso a Sánchez, número dos de su lista electoral, JxCat (Juntos por Cataluña, centroderecha).

Pero, Sánchez está en prisión provisional por su implicación en el proceso independentista y necesitará el permiso del Tribunal Supremo para salir de la cárcel y poder asistir al pleno del Parlamento en el que se debatiría su investidura. A pesar de los inconvenientes, el presidente del Parlamento catalán ha oficializado su candidatura en un comunicado, tras reunirse con los líderes de los partidos con representación en la cámara, que conserva mayoría independentista tras las elecciones del pasado 21 de diciembre convocadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy (por aplicación del artículo 155) y en las que el partido más votado fue Ciudadanos (liberales constitucionalistas).

Torrent propuso a Sánchez, en prisión desde el pasado 16 de octubre por un supuesto delito de rebelión, “al comprobar, después de la ronda de consultas, que es quien cuenta con más apoyo”.

En concreto, le apoyan las formaciones JxC y ERC, pero no cuenta con el beneplácito de la CUP (independentistas radicales y antisistema), cuyo representante Carles Riera, pidió este lunes a Torrent una “propuesta radicalmente diferente” y reiteró que, mientras esto no se produzca, sus cuatro diputados se abstendrán en la investidura de cualquier candidato.

Con la abstención de la CUP, JxCat y ERC no tendrían mayoría suficiente en el Parlamento para elegir a Sánchez.

Ambos suman 66 escaños de los 135 de la Cámara regional, pero cuentan entre sus filas con tres diputados encarcelados y dos huidos en Bélgica, por lo que aún en el caso de que el Tribunal Supremo permitiera a los políticos encarcelados asistir a la votación, necesitan los cuatro escaños de la CUP para conseguir la mayoría.

Para intentar desbloquear la investidura de Sánchez, la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, pidió a Torrent “tiempo suficiente”, unas 48 horas, para intentar cerrar un acuerdo con la formación anticapitalista, y alejada del modelo autonómico actual.

Torrent también se reunió con los representantes de los partidos constitucionalistas, entre ellos Inés Arrimadas, líder de la formación Ciudadanos, ganadora en número de votos de las pasadas elecciones, quien calificó al presidente del Parlamento catalán de “emisario de Puigdemont”, y le conminó a “abandonar esta farsa”.

En la misma línea se expresaron el resto de las formaciones a favor de la unidad de España, que consideraron “inviable” la investidura de Sànchez, por estar en prisión y subrayaron la necesidad de proponer a un candidato a presidente que sea “efectivo.

Lo cierto es que Jordi Pina, abogado de Sánchez, anunció hace unos días, en declaraciones a la prensa, que si finalmente su defendido era propuesto como candidato,volvería a pedir al Tribunal Supremo su puesta en libertad.

Si, como ha ocurrido en anteriores ocasiones, la libertad es denegada, el letrado aseguró que solicitaría un permiso penitenciario para que pudiese asistir a la investidura, aunque después tuviese que volver a la cárcel y ejercer como presidente regional desde la prisión. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen