López Miras, nuevo presidente de Murcia

La Asamblea Regional ha designado presidente de Murcia al candidato del PP, Fernando López Miras, gracias a la anunciada abstención de los cuatro diputados de Ciudadanos.
Fernando López Miras (d), aplaudido por los diputados populares el pasado jueves en el debate de investidura. EFE/ArchivoFernando López Miras (d), aplaudido por los diputados populares el pasado jueves en el debate de investidura. EFE/Archivo

La votación se ha producido tras la segunda sesión del pleno de investidura, en la que López Miras necesitaba la mayoría simple de los 45 diputados del hemiciclo para salir elegido, por lo que el apoyo de los 22 parlamentarios del grupo Popular y la abstención de la formación naranja le han bastado para alcanzar la presidencia de la Región.
Hijo de un directivo de banca, Fernando López Miras decidió seguir sus pasos y durante un breve período de tiempo fue gestor del Banco Español de Crédito y del Banco de Valencia.
Para entonces ya estaba curtido en política, un camino en el que se inició casi de adolescente en las Nuevas Generaciones del PP de Lorca, que comenzó a presidir en el año 2008.
Su carrera política ya había despegado en 2009, cuando con 25 años, fue nombrado director de gestión financiera del Área de Salud de Lorca, un cargo de confianza en la Consejería de Sanidad que desempeñaba desde un despacho en el hospital Rafael Méndez.
El político lorquino abandonó ese puesto en 2011, cuando fue incluido en la candidatura de la circunscripción del Guadalentín para las elecciones autonómicas.
En esos comicios fue elegido diputado del Grupo Parlamentario Popular de la Asamblea Regional de Murcia, un escaño al que renunció en 2014 antes de ser nombrado secretario general de la consejería de Economía y Hacienda, bajo la presidencia de Alberto Garre, en la que tuvo un paso fugaz hasta las autonómicas de 2015.
Volvió a ser elegido diputado regional y, contra todo pronóstico, no llegó a formar parte del consejo de Gobierno cuando Sánchez alcanzó la presidencia, pese a ser uno de sus más estrechos colaboradores.
Pedro Antonio Sánchez prefirió subrayar su perfil político reforzando sus cargos orgánicos hasta que alcanzó el puesto de coordinador general de la formación y se situó en el tercer escalón del organigrama, solo por debajo del presidente y de la secretaria general. EFE/doc

Publicado en: Protagonistas