Pablo Llarena, el juez que instruye la causa contra la cúpula del “procés”

Pablo Llarena Conde es el magistrado del Tribunal Supremo que instruye la causa judicial contra la cúpula del proceso unilateral a la independencia de Cataluña.
El juez Pablo Llarena Conde. Efe-Archivo/Kiko HuescaEl juez Pablo Llarena Conde. Efe-Archivo/Kiko Huesca

Nacido en Burgos, en 1963, el juez Llarena, que en su día se mostró favorable a una solución política del conflicto de Cataluña, es un juez conservador cuya elección para el alto tribunal reunió en su día un gran consenso en el Poder Judicial.
Considerado un penalista inteligente y dialogante, dio muestra de ello durante sus años como presidente de la Audiencia de Barcelona, donde ejerció hasta que fue elegido para el Supremo hace casi dos años.
En su condición de presidente de la Audiencia, en 2012, concedió una entrevista al diario El Mundo en la que aseguró que el debate sobre el encaje de Cataluña en España debe tener “una solución esencialmente política”.
“Lo que no se puede pretender es que toda la cuestión relativa a atribuir un espacio significativo a la individualidad catalana y toda esta cuestión relativa a la integración de Cataluña en España se vaya a resolver judicialmente, porque no tiene que ser así”, dijo.
Con un gran conocimiento de la realidad catalana, Pablo Llarena está avalado como magistrado por compañeros de carrera y miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de distintas tendencias.
Así, fue elegido por el CGPJ para ser juez del Supremo con un alto nivel de consenso, a pesar de tener la etiqueta de conservador: el 28 de enero de 2016 recibió 16 votos sobre 21 para su nombramiento. Es decir, le votaron vocales del órgano de gobierno de los jueces de distintas sensibilidades, y no solo los afines a su orientación.
En cuanto a su conocimiento de Cataluña, cabe decir que llegó allí en 1992, muchos años antes de acceder a la presidencia de la Audiencia, para hacerse cargo del Juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona; en 1998 se incorporó como magistrado a la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de la Ciudad Condal, órgano que pasó a dirigir en 2011.
Tomó posesión de su plaza en el Supremo en marzo de 2016 y su padrino fue el también conservador y miembro de la APM, Francisco Monterde, a su vez también magistrado de lo Penal del alto tribunal.
Fue la culminación de una carrera que comenzó con el ejercicio de la abogacía entre los años 1986 y 1988 y con su ingreso por oposición en la Carrera Judicial en 1989. Tuvo su primer destino en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Torrelavega (Cantabria).
La última decisión del juez Llarena fue la adoptada el pasado 23 de marzo, cuando acordó prisión incondicional para Jordi Turull, Carme Forcadell, Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa, dictó auto de procesamiento para 25 de los 28 investigados en la causa del “proces”, 13 de ellos, incluidos Puigdemont, Junqueras, Turull y Marta Rovira, por el delito de rebelión y cursó una orden europea e internacional de detención contra Puigdemont, Rovira y los otros cuatro exconsellers huidos de la Justicia (Antoni Comin (Bélgica), Clara Ponsati (Reino Unido), Meritxel Serret (Bélgica) y Lluís Puig (Bélgica).EFE