Las primarias, un revulsivo contra la languidez de los partidos

Las primarias para elegir a los cabezas de lista se han convertido en la esperanza de los partidos para intentar movilizar a un electorado apático y que cada vez se siente más alejado de la política tradicional, en parte debido al funcionamiento endogámico y cerrado de sus organizaciones.
Un elector introduce su voto en un colegio electoral malagueño en los comicios autonómicos de 2012. EFE/Archivo/Daniel Pérez
Un elector introduce su voto en un colegio electoral malagueño en los comicios autonómicos de 2012. EFE/Archivo/Daniel Pérez

Olivia Marqués 

El éxito de participación este fin de semana en las primarias abiertas del PSPV -en las que han votado más del doble de las 30.000 personas de las que hablaban los socialistas valencianos en sus cálculos más optimistas- auguran una expansión de este método, hasta ahora minoritario en el arco parlamentario español. 

PSOE, PSC, UPyD, ICV y ERC son los únicos con representación en el Congreso que eligen a sus candidatos en primarias y sólo los socialistas han dado el paso de abrirlas a la participación de los simpatizantes. Sin embargo, la mayor parte de fuerzas políticas –PP, IU, CiU, PNV, BNG, CC…- siguen designando a su cabezas de lista al modo tradicional y lo hacen en congresos o asambleas en los que votan los compromisarios o delegados.

Algunos partidos, como IU, han empezado a debatir sobre la posibilidad de incorporarlas primarias a sus estatutos.  Otros partidos como el PP por el momento ni se lo plantean, pese a que algunas voces, como la de la madrileña Esperanza Aguirre y la vasca Arantza Quiroga, han empezado a proponerlo.

Lo habitual en unas primarias es que se celebren unos meses antes de los procesos electorales a los que están vinculadas en cada caso, para que sirvan de revulsivo movilizador de sus bases. Este fin de semana los socialistas valencianos han sido pioneros dentro del PSOE con sus primarias abiertas.

Los partidos catalanes aparecen como los más proclives a este método participativo, que tanto el PSOE como UPyD han propuesto que sea obligatorio por ley para designar a los candidatos en elecciones generales. Hasta ahora, los ámbitos municipal y autonómico se han considerado los más idóneos para su aplicación.

En el PSOE, el sistema de primarias está en marcha desde 1997, impulsadas por Joaquín Almunia. Desde entonces, sólo se han celebrado en una ocasión, cuando el exministro Josep Borrell se impuso a Joaquín Almunia en abril de 1998,

Las primarias de noviembre próximo tienen el añadido de que, por primera vez, van a ser abiertas a la ciudadanía, con una fórmula similar a la que otros partidos socialdemócratas europeos han empleado en países como Italia o Francia.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es