Las encuestas y los problemas internos de Podemos, en auxilio de Sánchez

Las encuestas y la situación interna de Podemos pueden auxiliar a Pedro Sánchez en su estrategia de presionar al partido que encabeza Pablo Iglesias para que facilite la llegada del líder socialista a La Moncloa.
El líder del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/Archivo/Zipi
El líder del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/Archivo/Zipi

Carlos Moral 

Pese al fracaso en su primera intentona de investidura, en la que Iglesias dirigió a Sánchez duros reproches, y después de dos semanas en las que apenas ha habido novedades en las negociaciones, el secretario general socialista ha acordado reunirse con el secretario general de Podemos para explorar nuevas opciones de acuerdo.

La formación morada se enfrenta, en el peor momento posible, a una crisis interna que inicialmente se desató en su Consejo Ciudadano de Madrid pero que ya ha tenido implicaciones en la dirección nacional, con el cese del secretario de Organización, Sergio Pascual.

A ello se suma que las encuestas publicadas en los últimos días indican que, al menos por ahora, los socialistas tienden a recuperar terreno mientras Podemos lo pierde, lo que parece confirmar la percepción -señalada antes por otros sondeos- de que una mayoría de electores culpa a Podemos de la falta de acuerdo de gobierno.

También puede contribuir a incrementar la presión sobre el partido morado la reunión entre PSOE y Compromís (se presentaron a las elecciones junto a Podemos en la Comunidad Valenciana), con la participación de Ciudadanos, una de las “líneas rojas” marcadas por Pablo Iglesias, que hasta ahora se ha negado a cualquier negociación en la que estuviera presente el partido de Albert Rivera.

En la medida en la que el PSOE alcance acuerdos con otros grupos de izquierda (hoy se reúne con IU), aún más si es con las candidaturas de confluencia con las que Podemos se presentó a los comicios en Cataluña y Galicia, la formación de Pablo Iglesias quedaría más aislada y tendría más difícil justificar su negativa a facilitar el Gobierno de Sánchez.

También pueden contribuir al acercamiento entre los dos partidos sus acuerdos para crear una comisión parlamentaria sobre la corrupción, defender el Pacto de Toledo (pensiones) y mejorar las condiciones de las empleadas del hogar, que el portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, considera en la “buena senda”.

Sin embargo, al aproximarse a Podemos, Sánchez corre el riesgo de alejarse de Ciudadanos, partidario de trabajar en un acuerdo que incluya al PP y que ha reiterado que la prioridad debe de ser lograr un pacto para formar gobierno y, sólo después, abordar quien lo preside.

Aunque sin novedades en las posturas que cada partido mantiene, el conflicto de Cataluña sigue gravitando sobre las negociaciones. Sánchez se reunió el martes con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en busca del “deshielo”, aunque los avances no pasaron de constatar la mutua voluntad de diálogo.

Tampoco los socialistas están libres de problemas dentro de sus filas. El secretario general del PSdeG-PSOE, José Ramón Gómez Besteiro, imputado por cohecho y prevaricación, ha renunciado a su candidatura a la Xunta de Galicia y a ocupar plaza de designación autonómica en el Senado, pero se mantiene como líder regional del partido.

La decisión de la dirección socialista, que, aplicando su código ético, no apartará a Gómez Besteiro del cargo hasta que se abra el juicio oral, ha causado polémica, que coincide con la declaración en los juzgados de Sevilla, por segunda vez, de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán como investigados en el caso de los ERE.

En el aire sigue la fecha del próximo congreso de los socialistas -está previsto para mayo pero, si hay nuevas elecciones, podría cambiar de fecha- y si se presentarían a la secretaría general candidaturas alternativas a la de Pedro Sánchez, en particular, como siguen apuntado diversos medios, la de la presidenta andaluza, Susana Díaz.

Todo dependerá de cómo discurran las negociaciones para la formación de gobierno aunque, en el caso de nuevas elecciones, Sánchez parece ahora, de acuerdo con las encuestas, en mejor posición para repetir como candidato que al día siguiente de los últimos comicios. EFE