COLOMBIA ELECCIONES

Las alianzas dan forma a la carrera por la Presidencia de Colombia

Las candidaturas a la Presidencia de Colombia empiezan a tomar forma cuando faltan menos de cuatro meses para la primera vuelta de las elecciones con la conformación de alianzas de la izquierda y de la derecha para suceder a Juan Manuel Santos.
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, flanqueado por el exvicepresidente Humberto de la Calle, quien fuera jefe del equipo negociador del GobEl presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, flanqueado por el exvicepresidente Humberto de la Calle, quien fuera jefe del equipo negociador del Gobierno en los diálogos de paz con las FARC y un firme aspirante a futuro jefe del Estado colombiano. EFE/O. Barria.

Por Jaime Ortega Carrascal

Las alianzas tendrán un papel fundamental en la elección del próximo presidente, no solo por la polarización existente en el país, con los dos bloques ideológicos bien definidos, sino también por la inédita cantidad de aspirantes que pueden acabar pulverizando el voto.
Unos 30 precandidatos anunciaron su intención de buscar la Presidencia el próximo 27 de mayo, la mayoría de ellos mediante la recolección de firmas por movimientos ciudadanos, bien sea para desmarcarse del desprestigio de sus propios partidos o ante la imposibilidad de recibir el aval de éstos.
Sin embargo, con la proximidad de la fecha la lista se va depurando y se calcula que unos cuatro o cinco llegarán con posibilidades reales de pasar a la segunda vuelta, prevista para el 17 de junio en caso de ser necesaria.
Uno de los pocos que se presenta por un partido es el exvicepresidente Humberto de la Calle, quien fuera jefe del equipo negociador del Gobierno en los diálogos de paz con las FARC, y cuya bandera es la defensa del acuerdo firmado con la guerrilla.
De la Calle, candidato del Partido Liberal, anunció que su compañera de fórmula para la Vicepresidencia será la exministra Clara López, que desistió de su propia aspiración presidencial por el movimiento de izquierdas Nuestro partido es Colombia para sumar fuerzas en un alianza de centro contra la derecha.
“Tenemos mucha alegría, mucho entusiasmo; es una fórmula coherente. Ambos hemos luchado por la paz en Colombia”, manifestó De la Calle al hacer el anuncio.

Caudal electoral

Más allá de la sintonía entre ambos por la causa de la paz, López no será una extraña en el nido liberal porque dos miembros de su familia, Alfonso López Pumarejo y Alfonso López Michelsen, fueron presidentes de Colombia por ese partido, y ella misma militó en el liberalismo antes de pasarse a movimientos de izquierda.
López puede canalizar para De la Calle, que no despega en las encuestas, un importante caudal electoral, si se tiene en cuenta que en la primera vuelta de las presidenciales de 2014 obtuvo 1.958.414 votos (15,2 %) como candidata de una alianza de izquierdas.
También definió ya su compañera de fórmula el candidato del partido FARC, Rodrigo Londoño, quien escogió a la activista Imelda Daza, que regresó al país en 2017 después de un exilio de 26 años en Suecia.
Otra alianza se cocina entre los exalcaldes Gustavo Petro, de Bogotá, y Carlos Caicedo, de Santa Marta, que someterán sus nombres a una consulta popular el próximo 11 de marzo, el mismo día de las elecciones legislativas. El más votado será candidato de una coalición de izquierda.
Petro y Caicedo buscaron una unión más amplia, que incluyera a Clara López y al exalcalde de Medellín Sergio Fajardo, líder de las encuestas, quien sin embargo optó por seguir como independiente de centro con el apoyo de los senadores Claudia López, del partido Alianza Verde, y Jorge Robledo, del Polo Democrático Alternativo.
López y Robledo también aspiraban a la candidatura presidencial pero tras conformar con Fajardo la Coalición Colombia, de centro-izquierda, decidieron apoyar la aspiración de este último por ser el más popular en una encuesta interna.

Unión de centro-izquierda

Los diferentes intentos de unión de fuerzas de centro-izquierda buscan hacer frente a la derecha que, aunque también está fragmentada, se une en torno a un proyecto político que tiene entre sus banderas replantear aspectos del acuerdo de paz con las FARC.
La centro-derecha no esconde su malestar por el hecho de que los candidatos de la FARC, tanto Londoño a la Presidencia, como los aspirantes al Senado y la Cámara de Representantes, puedan buscar cargos de elección popular sin haber respondido ante la Justicia por sus crímenes como guerrilleros.
Una carta de la derecha es el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, que ha tomado ventaja a sus contrincantes al menos en la presentación de un programa de Gobierno y se perfila como el hombre a batir en las urnas.
La otra es la coalición formada por el aspirante del uribista Centro Democrático, Iván Duque, y los conservadores Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez.
Los tres, apadrinados por los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, también celebrarán una consulta interpartidista el 11 de marzo y el más votado será el candidato de las fuerzas que impulsaron el triunfo del “no” en el plebiscito del acuerdo de paz de octubre de 2016.
Esta coalición se perfila como una de las más fuertes para las presidenciales y, para no dejar heridas abiertas, acordaron que el vencedor de la consulta escogerá como compañero de fórmula vicepresidencial al segundo más votado, mientras que el tercero se comprometerá a movilizar su apoyo para tratar de asegurarse el triunfo. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis