La vicepresidenta del Gobierno asegura no sentirse cuestionada tras la prohibición del TC

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que "en absoluto" se siente cuestionada en su gestión frente al desafío independentista en Cataluña después del informe negativo del Consejo de Estado al recurso del Gobierno a la investidura de Carles Puigdemont.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaria, y el ministro de Cultura y portavoz del Gobierno,Íñigo Méndez de Vigo, durante una rueLa vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaria, y el ministro de Cultura y portavoz del Gobierno,Íñigo Méndez de Vigo, durante una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE/Archivo/Sergio Barrenechea

 

“En absoluto. En el Gobierno nos sentimos satisfechos todos los días de cumplir con nuestra obligación. Gobernar es pensar primero en el futuro de tu país y luego en el tuyo”, ha remarcado.

A su llegada a un desayuno informativo del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, Saénz de Santamaría ha defendido la plena independencia del Tribunal Constitucional que el sábado prohibió cualquier sesión de investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat que no sea la presencial.
La vicepresidenta ha destacado los tres aspectos principales de las medidas cautelares acordadas por el Tribunal Constitucional.

Prohíbe una investidura telemática sin la presencia física del candidato que, además, debe ponerse primero a disposición de la Justicia y rechaza cualquier voto delegado de los diputados que siguen huidos.

“Es una buena noticia para la Justicia y para los españoles de bien que respetan la ley y a quienes les sonroja como otras se la saltan alegremente”, ha proclamado.

Por su parte, hoy los partidos políticos catalanes reúnen a sus direcciones para analizar los escenarios que se abren después de que el Constitucional haya prohibido una investidura a distancia de Carles Puigdemont y de la renuncia de al menos dos de los exconsellers huidos a Bruselas.

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, afirmó ayer que el Gobierno quiere evitar que el próximo martes haya “una burla, una farsa a las instituciones democráticas” en el parlamento catalán y que las medidas cautelares que ha tomado el Tribunal Constitucional impedirán que eso ocurra.

Méndez de Vigo se ha pronunciado de este modo en el programa “El Objetivo” de la Sexta, donde se ha referido a la crisis política de Cataluña antes de someterse a una ronda de preguntas de un grupo de ciudadanos.

Ante ellos ha asegurado tajante que el Gobierno desconoce dónde se encuentra actualmente el ex presidente catalán Carles Puigdemont y que también ignora si tiene intención de regresar a España próximamente.

Lo que sí ha dicho es que “la obligación” de Puigdemont es “presentarse ante las autoridades judiciales” porque “vivimos en un Estado de derecho y hay que hacer lo que digan los jueces”.

Independientemente de cuál sea la decisión final del Tribunal Constitucional respecto al recurso del Gobierno, el ministro portavoz ha asegurado que el día 30 “no habrá una burla a las instituciones democráticas. Eso es lo que quería evitar el Gobierno y eso lo vamos a evitar”.

Confía el ministro, no obstante, en que Puigdemont regrese a España y que el Tribunal Supremo, que instruye su causa, “tome la decisión que tenga que tomar”.

Hasta que eso suceda, ha insistido en que el Gobierno ha “escuchado” el dictámen del Consejo de Estado como órgano consultivo pero ha tomado la “decisión política” que le correspondía tomar, “asumiendo los riesgos” necesarios. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen