La viabilidad económica de una Cataluña independiente

La actual situación política y económica en España, dominada por la complejidad, hace que diferentes tribunas de la sociedad civil redoblen esfuerzos ante la opinión presentando sus propuestas para Cataluña. .
Zona de descanso en el Congreso Mundial de Móviles, el mayor evento mundial de la tecnología móvil celebrado en Barcelona en febrero de 2014.
EFE/AZona de descanso en el Congreso Mundial de Móviles, el mayor evento mundial de la tecnología móvil celebrado en Barcelona en febrero de 2014. EFE/Archivo/Alberto Estévez

Antonio Nogueira

En ese sentido, Foro de Foros celebró el pasado 31 de marzo su primer debate acerca de la viabilidad económica de una Cataluña independiente, con Josep Borrell (expresidente del Parlamento Europeo), Elisenda Paluzie (decana de la Facultad de Económicas de la Universidad de Barcelona), José Luis Oller-Ariño (Defensor del Cliente de Endesa) y Miquel Puig (ex director general de TV3) como debatientes, así como el periodista Joan Tapia en su papel de moderador, procurando que las diferentes sensibilidades estuvieran representadas en el debate.

Para Puig, si Cataluña se independiza será con el reconocimiento de España y del resto de la Unión Europea, tarea no exenta de dificultades, pero libre de sanciones económicas, pues sería tanto como una penalización a las empresas españolas y europeas. Además, señaló que el impacto del boicot y del “efecto frontera” a los productos catalanes sería pequeño y no aditivo.

Al contrario, Oller-Ariño pronostica la inestabilidad monetaria, política y jurídica. La salida de España supondría instantáneamente la multiplicación de las deudas públicas y privadas en euros, porque la nueva moneda catalana valdría inevitablemente menos que éstos, agitando un proceso inflacionario, aparte de la incertidumbre institucional y la afectación negativa de derechos económicos y sociales.

Paluzie ve, sin embargo, en la Cataluña independiente mayores oportunidades de ampliar su liberalización económica, convirtiéndose en la Holanda del Mediterráneo, aprovechando su diversidad poblacional, su multilingüismo como activo para desarrollar redes comerciales, transformándose en puente entre la orilla norte y sur del Mediterráneo, a la vez que puerta de entrada en Europa del comercio con Asia.

Por último, Borrell augura la exclusión, al menos temporal, de Cataluña fuera de la UE, con un periodo transitorio costoso. En su opinión, el dividendo fiscal de la independencia de Catalunya no es tan elevado como los 16.000 millones de euros que arguyen sus partidarios. El exministro cree que no se puede defender la permanencia de Cataluña en España sólo en base a los costes de la separación, sino considerando lo positivo de la permanencia.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Análisis