UE CUMBRE

La UE a multivelocidades: la esperanza tras el “brexit” que preocupa al Este

Una Europa a varias velocidades se ha convertido en la esperanza de los mayores países de la UE para sacar a la Unión de la conmoción del "brexit" y acallar los reproches de que la maquinaria comunitaria no funciona, mientras que es vista con recelo por los del Este, que temen quedar en una órbita lejana.
El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker (en la foto), ha dibujado hasta cinco escenarios para el futuro de la UE. EFE/O.HosletEl presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker (en la foto), ha dibujado hasta cinco escenarios para el futuro de la UE. EFE/O.Hoslet

Rosa Jiménez

Casi un tabú desde que en 2004 la UE inició su expansión al Este, la “Europa a diferentes velocidades” ha pasado a protagonizar con cada vez más naturalidad los debates en el seno comunitario como un camino que debe seguir la Unión para garantizar su supervivencia.

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, artífice de un libro blanco con hasta cinco escenarios para el futuro de la UE tras la salida del Reino Unido, insistió tras una reunión informal de líderes de los otros 27 países que la intención no es imponer un “nuevo telón de acero”.

“No es un método de exclusión, sino de organizar el progreso de aquellos que quieren hacer más”, aseveró.

“Flexibilidad en la profundización de la integración y preservar el principio de apertura. Que no se excluya a aquellos que aún no formen parte”, es la fórmula, según dijo a Efe Michal Baranowski, director para Polonia del centro de estudios basado en Bruselas German Marshall Fund de EEUU.

Esta Europa a distintos ritmos, potenciando herramientas que ya contemplan los tratados como la “cooperación reforzada” -que permite avanzar a al menos nueve países-, ya la han respaldado fuertemente Alemania, Francia, España o Italia, mientras que Estados del Este como Polonia o Hungría han aprovechado la cumbre de Bruselas para expresar sus dudas sobre ello.

“Es algo que no gusta nada a Polonia ni a otros países del Centro y Este de Europa”, comentó Baranowski, quien apuntó a la “geometría variable en la integración de la UE”.

Para la directora en Bruselas del instituto Bertelsmann Stiftung, Stefani Weiss, las multivelocidades pueden en cambio interesar a países como Polonia a la hora de crear una “Europa de la Defensa”, en la que un grupo de países avance más en el fortalecimiento de la seguridad común.

“En defensa no veo obstáculos del Este, por ejemplo. Siempre podrán sumarse quienes quieran más integración”, indicó a Efe Weiss, quien dejó claro que puede ser una solución para “quienes quieran una Europa de resultados”.

La experta rechazó además que una UE a varios ritmos pueda dar señal de desintegración: “No va a dar alas a los populistas. Precisamente (la líder de la extrema derecha francesa, Marine) Le Pen quiere menos Europa. Esto no es un argumento a su favor”, dijo.

Tal y como pidió el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, la mejor baza que tiene la UE en este momento es velar por la “unidad política” en el debate sobre su futuro a 27.

Una unidad que la primera ministra de Polonia, la euroescéptica Beata Szydlo, del partido ultraconservador y nacionalista Ley y Justicia, rompió el jueves al bloquear las conclusiones del Consejo Europeo en respuesta a la reelección en el cargo por otros dos años y medio de Tusk, de una formación diferente a la suya.

“No creo que fuera bueno para Polonia ni para la UE mezclar asuntos de política nacional”, señaló Baranowski, para quien la mayoría de los polacos sí apoyaba que Tusk continuara.

Para Weiss, la UE “no dio una mala imagen” al escenificar Polonia su disgusto: “La reelección de Tusk (para la que bastaba una mayoría cualificada) estuvo en línea con los tratados. Es perfectamente correcto que fuera elegido aunque no tuviera el apoyo de su país”, indicó.

En un momento en que la UE se fractura en Occidente con la marcha del Reino Unido, Weiss descartó que la Europa a varias velocidades vaya a suponer “más ruptura en el Este”.

“Es difícil imaginar que vaya a suponer un nuevo telón de acero. Las multivelocidades o la cooperación reforzada significan entablar estrechas conversaciones, pero sin excluir”, concluyó.

Los líderes europeos tendrán una nueva oportunidad de expresar sus ideas sobre el futuro de la UE en la cumbre informal del 25 de marzo en la capital italiana para celebrar el 60 aniversario del Tratado de Roma, cita que tomará el pulso al sentimiento de unidad que quieren transmitir los 27. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis