La sombra de la bancarrota persigue a Serbia en su camino hacia la UE

Con una de cada cuatro personas sin empleo y con más pensionistas que cotizantes, Serbia está obligada a tomar difíciles medidas si quiere dominar una deuda pública récord que se ha duplicado en el último lustro y que podría llevar al país a la bancarrota.
La canciller alemana, Angela Merkel (i), saluda al primer ministro serbio, Aleksandar Vucic. EFE/Archivo/Daniel Naupold
La canciller alemana, Angela Merkel (i), saluda al primer ministro serbio, Aleksandar Vucic. EFE/Archivo/Daniel Naupold

Snezana Stanojevic 

Serbia, país candidato para entrar en la Unión Europea, pasa por su peor crisis económica desde las guerras balcánicas -hace 20 años- y su deuda no para de crecer mientras que la economía se contraerá este año por segunda vez en tres años.

Apenas cien días después de llegar al poder, el nuevo Gobierno serbio, liderado por el popular primer ministro Alexandar Vucic, ha sufrido ya su primera víctima política a causa de la crisis.

Precisamente la estrella del Ejecutivo, el ministro de Finanzas, Lazar Krstic, un economista prodigio de sólo 30 años, tiró la toalla ante la imposibilidad de aplicar las reformas que consideraba necesarias.

Vucic había prometido en la campaña electoral “medidas difíciles y dolorosas” para sacar al país de la crisis y modernizar la economía para prepararla “para desafíos del siglo XXI”.

Krstic, un economista y matemático formado en la prestigiosa Universidad de Yale (EEUU), se tomó esos anuncios al pie de la letra, proponiendo notables recortes en las pensiones y en los salarios del sector público, lo que para el primer ministro era demasiado.

Mientras tanto, la deuda pública del país, que se ha duplicado en cinco años, alcanzará este año el 70 por ciento del producto interior bruto (PIB) y probablemente llegue al 80 por ciento el año que viene, advierte el economista Miroslav Prokopijevic.

“La bancarrota se acerca, seguro. Pero es imposible decir cuán cerca está porque no depende sólo de la deuda de Serbia sino también de las circunstancias en el mercado financiero internacional”, dijo el analista a Efe. Y una vez que supere ese 80 por ciento del PIB, Serbia podría encontrarse con un muro sin poder esperar nuevos préstamos, advierte Prokopijevic.

La economía de Serbia se contrajo en 2012 por primera vez y lo hará este año de nuevo, con un estimado -1,0 por ciento del PIB, pronostica el Instituto de Estudios Económicos Internacionales de Viena (wiiw). El déficit público alcanza ya el 8 por ciento del PIB, mientras que el desempleo se encuentra cerca del 25 por ciento, advierten los expertos del wiiw en un reciente informe.

El problema del país, el más grande de la antigua federación socialista de Yugoslavia, es la falta de reformas económicos. El ya sobredimensionado sector público se ha inflado en los últimos años y emplea a más de 800.000 personas, casi la mitad de la población activa de este país de 7,2 millones de habitantes.

Además, el número de jubilados -1,7 millones- supera por primera vez a los contribuyentes activos, lo que dificulta la financiación del sistema de pensiones.

El nuevo Gobierno se ha visto abrumado por tantos desafíos y por ahora solo ha logrado adoptar una tímida reforma laboral, con el objetivo de mejorar el ambiente económico, impulsar las inversiones y la creación de empleo, aunque el gasto público no se ha tocado.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es