La solidaridad que une a las comunidades españolas

Los mayores beneficiados de nuestro sistema de donación y trasplantes son los más de 100.000 enfermos que han recibido un órgano y hasta el medio millón si sumamos los tejidos y las células.
Rafael Matesanz, fundador de la Organización Nacional de Trasplantes.Rafael Matesanz, fundador de la Organización Nacional de Trasplantes.

Rafael Matesanz, fundador de la Organización Nacional de Trasplantes

Muchos miles de personas a lo largo de las últimas décadas han visto salvadas sus vidas o mejorado su salud gracias a esta constante muestra de solidaridad de la población y buen hacer sanitario que representa la donación de órganos y tejidos, y a todo este entramado liderado por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) que día a día demuestra su tremenda eficacia.

Todo ello se ha logrado en un país con un sistema nacional de salud fuertemente descentralizado en el que los ejemplos de descoordinación entre autonomías son por desgracia múltiples y bien conocidos.

Frente a ello, la ONT, precisamente por su forma descentralizada de trabajo y su perfecta adaptación desde sus inicios a la España de las Autonomías, no sólo ha conseguido unos resultados incontestables que le hacen ser referente en todo el mundo, sino que además aporta otros muchos valores positivos que apuntan directamente a la cohesión de nuestro sistema sanitario e incluso del Estado.

En contra de lo que algunos pudieran pensar, las competencias de donación y trasplante, desde la autorización de centros a la dotación económica y de recursos humanos de los equipos trasplantadores son, igual que el resto de la asistencia sanitaria, competencia de las consejerías de sanidad de las Comunidades: ninguna diferencia con el resto de la Sanidad. El Gobierno central y su organismo técnico del Ministerio de Sanidad, la ONT, tienen la competencia legislativa estatal, la representación exterior y la coordinación entre los distintos agentes del sistema: comunidades, equipos, etc.

Por ello, cualquier decisión relevante que se adopta en España sobre este tema se acuerda entre las comunidades y la ONT y en absoluto puede ser una postura unilateral o imperativa de ésta porque no se llevaría a cabo. Hemos construido una organización horizontal con vocación y hábitos de trabajar en red, y así lo ha venido haciendo desde hace 28 años. Se trata de un sistema en el que trabajar juntos no es una opción sino una necesidad que se traslada al día a día por el mero convencimiento de que es mejor para todos cumplir rigurosamente los acuerdos a los que se ha llegado previamente bajo la dirección, coordinación y supervisión de la ONT.

Como consecuencia de esta filosofía, y aunque se trata de un sector relativamente pequeño, muchas de las actuaciones que lleva a cabo la ONT constituyen un factor de cohesión nada desdeñable del sistema nacional de salud. Casi la cuarta parte de los trasplantes que se hacen cada año en España se hacen sistemáticamente con órganos donados en otras comunidades, el 23,1 % en 2016 y cifras similares en la última década: más de 1000 enfermos se trasplantaron el pasado año gracias a la solidaridad interregional.

Hay comunidades como Madrid, Cataluña, Cantabria o Galicia que reciben bastantes más órganos que los que envían porque tienen más centros de referencia, donde a su vez van pacientes de otras partes de España, o bien sus equipos tienen criterios más amplios y trasplantan órganos que no son utilizados en sus lugares de origen.

Otras, como las dos Castillas, Euskadi, Andalucía, Rioja, etc., gracias a sus altos índices de donación envían órganos a otros lugares donde a su vez sus pacientes pueden recibir tratamiento, aunque ellas también los reciben para encontrar una mejor compatibilidad para sus receptores y por tanto unos mejores resultados.

En números redondos, a lo largo de los últimos años la tercera parte de los trasplantes de Madrid, la cuarta parte de los de Cataluña, o cerca de la mitad de los de Cantabria se hicieron con órganos donados en otras comunidades.

La conclusión es muy clara: ninguna comunidad por sí sola conseguiría ni de lejos los resultados tanto cuantitativos como cualitativos que consigue yendo con las otras 16 en la misma dirección, y todo ello en beneficio de nuestro único objetivo: la mejor atención al enfermo. Todos ganamos cuando vamos unidos y los trasplantes contribuyen día a día a demostrarlo.

 

NOTA: Este artículo forma parte del servicio de firmas de la Agencia EFE al que contribuyen diversas personalidades, cuyos trabajos reflejan exclusivamente las opiniones y puntos de vista de sus autores.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Firmas

imagen

imagen