La saga Botín sigue

Decir Botín y decir Banco de Santander, al menos desde 1900, significa lo mismo. Cuatro generaciones con igual apellido han regido los destinos del que es hoy el primer banco de Latinoamérica, el segundo de Europa y el undécimo del mundo por capitalización, con un valor estimado en 90.000 millones de euros.
Foto de archivo del fallecido presidente del Banco Santander, Emilio Botín, junto a su hija Ana Patricia tras una junta de accionistas del banco celeFoto de archivo del fallecido presidente del Banco Santander, Emilio Botín, junto a su hija Ana Patricia tras una junta de accionistas del banco celebrada en 1990. EFE/Archivo/Esteban Cobo

Antonio Nogueira 

El fundador de la dinastía, Emilio Botín López, logró con su capital, a comienzos del siglo XX, la vinculación para siempre de su estirpe con una entonces modesta entidad financiera de origen cántabro. Aunque sin duda fue su hijo, Emilio Botín-Sanz de Sautuola y López (1903-1993), quien estableció los fundamentos del Santander que conocemos.

Este Botín se aplicó a fondo comprando bancos durante veinte años que le proporcionaron una estimable cartera de valores industriales de la que se deshizo tras la reconversión siderúrgica de 1980. A esta estrategia se sumó la salida al exterior, coofundando Bankinter junto al Bank of America en 1965, así como estableciéndose temprano en las principales capitales iberoamericanas.

Cuando su descendiente Emilio Botín-Sanz de Sautuola y García de los Ríos, repentinamente fallecido esta semana, le sucedió en 1986, el Banco Santander contaba ya con 1.444 oficinas en España y más de un centenar de delegaciones repartidas por el mundo. Emilio Botín (1934-2014) fue un más que digno heredero de sus predecesores y comenzó la auténtica revolución comercial que ha hecho del Santander un banco de referencia global.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos  a efeanalisis@efe.es 

—-//EFE elabora documentos de análisis bajo petición gracias a la red de profesionales de la información desplegada en más de 120 países del mundo, con el apoyo y coordinación de su área de Análisis.
EFE garantiza en todo momento la confidencialidad de los interesados así como de la información utilizada para este fin, que es custodiada por el área de Análisis del Dpto. de Documentación de EFE y está vinculada a este único objetivo, destruyéndose de forma segura una vez concluido y entregado el encargo.
Para mayor información pueden contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Análisis”.//—-