ALEMANIA INTEGRACION

La renuncia de Özil a la selección reaviva debate sobre integración en Alemania

La dimisión de la selección de fútbol alemana del jugador de origen turco Mesut Özil, entre acusaciones de racismo, ha abierto varios debates en Alemania, que rebasan la esfera puramente deportiva.
El jugador de fútbol Mesut Özil ha renunciado a jugar con la selección de fútbol de Alemania tras insultos racistas. EFE/G.HorcajueloEl jugador de fútbol Mesut Özil ha renunciado a jugar con la selección de fútbol de Alemania tras insultos racistas. EFE/G.Horcajuelo

El ministro de Exteriores, Heiko Maas, trató de quitarle hierro al debate diciendo que no cree que “el caso de un multimillonario que vive y trabaja en Inglaterra diga mucho sobre la integración de extranjeros en Alemania”. Sin embargo, la discusión está abierta.
Özil, en los comienzos de su carrera fue, junto con otros jugadores hijos de inmigrantes, un símbolo de integración.
Eran los años en que Alemania vivía una ola de apertura hacia los hijos de inmigrantes.
Durante los siete años de la coalición rojiverde (1998-2005), presidida por Gerhard Schröder, Alemania había dejado atrás el viejo ius sanguinis, según el cual. en principio, sólo los hijos de los alemanes son alemanes para abrirse a la idea de que todos los nacidos y crecidos en Alemania son alemanes.
También, contra una fuerte oposición de la derecha conservadora, se relajó la prohibición de la doble nacionalidad para los hijos de extranjeros nacidos en el país.
Se trataba de una apertura a la llamada sociedad multicultural, demonizada por parte de la derecha y vista como una utopía por buena parte de la izquierda.
Desde el comienzo de la carrera internacional de Özil muchas cosas han cambiado en Alemania y en Turquía y en las relaciones germano-turcas.
El surgimiento de Alternativa para Alemania (AfD), una agrupación de ultraderecha, es uno de los factores que ha hecho que el ambiente cambie.
De otra parte, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan se ha convertido en una figura de identificación justamente para muchos turcos que viven en Alemania y que no se sienten aceptados por la sociedad mayoritaria.
Al mismo tiempo, para otros, Erdogan se ha convertido ante todo en una figura que representa el deterioro de la democracia y la libertad de expresión y para sostener esa posición aluden a los periodistas presos en Turquía, algunos de ellos con pasaporte alemán.
En esa constelación, no resulta sorprendente que la foto de Özil, y del también internacional alemán de origen turco Ilkay Gündogan, con Erdogan haya generado un revuelo de proporciones.EFE

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Documentos