La relación económica entre España y Portugal supera el bache

La Cumbre Ibérica celebrada ayer en la localidad lusa de Vidago ha estado marcada por las primeras señales de recuperación económica en España y Portugal, lo que ya se refleja en una mejora del comercio bilateral tras superar el bache sufrido por la crisis.
El presidente de España Mariano Rajoy y el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho (iz) durante la XXVI cumbre bilateral España-Portugual ceEl presidente de España Mariano Rajoy y el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho (iz) durante la XXVI cumbre bilateral España-Portugual celebrada en mayo de 2013. EFE/Archivo/Sergio Barrenechea

Oscar Tomasi 

Así lo apuntan los datos que manejan los institutos estadísticos a un lado y otro de la frontera, y que coinciden con las sensaciones de patronales y empresarios.

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, y el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, destacaron también en su declaración conjunta la “favorable evolución de los intercambios comerciales”, y se mostraron confiados en que la inversión “pronto seguirá por la misma senda”.

Para conseguirlo, se comprometieron a cooperar con mayor intensidad en varios sectores, entre ellos el de la energía, las infraestructuras o el turismo.

Portugal se consolidó durante 2013 y principios de este año como el tercer principal mercado a nivel mundial para los productos españoles, y se recuperó así del bache sufrido un año antes por causa de la crisis.

Con apenas diez millones de habitantes, el país compró el pasado ejercicio bienes por valor de 17.500 millones de euros -casi 2.000 millones más que un año antes-, sólo por detrás de Francia y Alemania, pero por encima de Reino Unido e Italia pese a que los dos cuentan con seis veces más población.

España volvió a erigirse en 2013 en el principal socio comercial de Portugal y le compró bienes por valor de 11.180 millones de euros -casi un 10 % más que un año antes-, exactamente el doble de lo que el país vendió a Alemania y Francia, que ocupan la segunda y tercera posición.

Esta notable subida compensa el retroceso sufrido en 2012, cuando las ventas lusas se contrajeron un 4,5 %, contrariando una tendencia al alza prolongada en el tiempo.

Varias de las más importantes compañías españolas están presentes en suelo luso, con la petrolera Repsol, la aseguradora Mapfre, los grandes almacenes de El Corte Inglés o el banco Santander como principales baluartes. No obstante, en los últimos años abandonaron el país vecino otros “gigantes”, entre ellos Telefónica o Abertis, que se desprendieron de sus participaciones en Portugal Telecom y Brisa, respectivamente.

Del lado portugués, la petrolera Galp, el Banco Espírito Santo (BES), la Caixa Geral de Depósitos (CGD), la empresa de transportes Luís Simoes o la eléctrica EDP son algunas de las firmas más representativas con presencia en España. 

La mejora económica a la que apuntan diferentes indicadores se debe en parte a la boyante situación del turismo, ya que tanto España como Portugal cerraron 2013 con cifras récord.

Sin embargo, los flujos entre ambos países se comportaron de forma diametralmente opuesta. Mientras que el número de españoles que visitaron Portugal se incrementó el año pasado en un 3,6 %, hasta rondar los 1,2 millones de turistas, la cifra de ciudadanos lusos que pasaron sus vacaciones en el país vecino se contrajo un 8,5 %, hasta los 1,6 millones.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es