PERÚ ODEBRECHT

La permanencia de Kuczynski como presidente de Perú pende de un hilo

La permanencia en el cargo del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, pende de un hilo, después de que la oposición política en el Congreso manifestara de manera casi unánime que debe renunciar tras revelarse sus presuntos vínculos con la empresa brasileña Odebrecht.
La permanencia en el cargo del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, pende de un hilo después de  revelarse sus presuntos vínculos con la emprLa permanencia en el cargo del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, pende de un hilo después de revelarse sus presuntos vínculos con la empresa brasileña Odebrecht. EFE/Ernesto Arias

Por David Blanco Bonilla

Las últimas horas han dado un vuelco a la atención que se le brinda en Perú al caso de corrupción, después de que la comisión del Congreso que investiga el caso Lava Jato revelara el 13 de diciembre que una empresa de Kuczynski recibió pagos de Odebrecht.
Según esa información, la empresa Westfield Capital de Kuczynski cobró más de 782.000 dólares en consultorías entre 2004 y 2007, un periodo durante el cual el mandatario fue ministro de Economía y primer ministro del Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).
Kuczynski había negado previamente haber hecho cualquier tipo de consultoría para Odebrecht hasta que reconoció haber asesorado a través de First Capital a H2Olmos, empresa del grupo Odebrecht concesionaria del proyecto de riego de Olmos.
Ante esto, el partido fujimorista Fuerza Popular, cuya líder Keiko Fujimori también está siendo investigada por la Fiscalía por presuntamente haber recibido financiación de Odebrecht, salió al frente para exigir la renuncia del gobernante.
El portavoz de la bancada de Fuerza Popular, Daniel Salaverry, declaró que “es evidente” que la permanencia de Kuczynski en el máximo cargo “es insostenible” y que el pueblo peruano exige “que renuncie” para que el vicepresidente Martín Vizcarra asuma la jefatura del Estado.
La bancada opositora izquierdista del Frente Amplio pidió, por su parte, que el Congreso declare la vacancia presidencial, se convoque a nuevas elecciones y se cambie la Constitución política del país.
El portavoz de la bancada del Partido Aprista Peruano (PAP), Mauricio Mulder, adelantó que si el presidente no renuncia se sumarán al pedido de vacancia planteado por el Frente Amplio.
La líder de la también alianza izquierdista Nuevo Perú, Verónika Mendoza, declaró, a su turno, que si Kuczynski no puede aclarar las dudas sobre sus vínculos con Odebrecht “que renuncie”.
Desde el oficialismo, que solo tiene 18 legisladores, los parlamentarios Guido Lombardi y Gilbert Violeta pidieron esperar un pronunciamiento del gobernante y dijeron que confían en que aclarará su relación con la constructora brasileña.

Situación complicada

Más allá de los pronunciamientos políticos, la situación de Kuczynski es sumamente complicada, porque el fujimorismo ocupa 71 de los 130 escaños en el Congreso y el reglamento indica que, para destituir a un gobernante, se requiere de 86 votos.
A los del fujimorismo, se podrían sumar el de la legisladora independiente Yeni Vilcatoma, quien fue la primera en pedir la renuncia de Kuczynski hace una semana, otros 10 del Frente Amplio y 5 del Partido Aprista.
A la expectativa se estaría de la decisión de los 10 de Nuevo Perú, los 9 del partido centrista Alianza Para el Progreso y otros 5 de Acción Popular, además de un independiente.
Ante este panorama, el exministro y exlegislador Antero Flores recordó en el Canal N de televisión que entre las razones para que el Congreso declare la vacancia presidencial está “la incapacidad moral permanente” del gobernante.
El también jurista precisó que esta tiene que ser solicitada por, al menos, 26 congresistas y para que sea admitida a debate en el pleno se necesita la aprobación de un mínimo de 52 congresistas.
Para que se apruebe, y el gobernante sea destituido, se requiere de dos terceras partes de los 130 congresistas, es decir 86 votos.
En medio de este escenario, el presidente del Congreso, el también fujimorista Luis Galarreta, anunció que la junta de portavoces acordó suspender la sesión del pleno programada para este 15 de diciembre con el objetivo de atender y esperar a que Kuczynski emita un pronunciamiento público sobre las acusaciones en su contra.
Galarreta enfatizó que la junta de portavoces se ha declarado en sesión permanente y enfatizó que en estos momentos “no hay algo más importante que la situación política que atraviesa el presidente constitucional”.
El presidente del Legislativo le pidió “tranquilidad” a la ciudadanía y aseguró que “todo lo que se tenga que hacer desde el Congreso será dentro del marco constitucional”.
La atención se centra, de esa manera, en la decisión que tomará Kuczynski, quien ha sostenido reuniones políticas en su casa del distrito limeño de San Isidro, sin aún manifestar si emitirá algún pronunciamiento en las próximas horas. EFE

Etiquetado con:
Publicado en: Análisis