NICARAGUA EEUU

La “Nica Act” afectaría a las inversiones en Nicaragua

Una eventual aprobación de la "Nica Act", una iniciativa de Ley estadounidense que impediría desembolsos internacionales al Gobierno de Daniel Ortega, afectaría el clima de negocios, la inversión extranjera y el crecimiento económico de este país centroamericano.
El presidente de nicaragua Daniel Ortega, durante la toma de posesión, en su tercer mandato consecutivo a la presidencia, en Managua (Nicaragua), en El presidente de nicaragua Daniel Ortega, durante la toma de posesión, en su tercer mandato consecutivo a la presidencia, en Managua (Nicaragua), en enero de 2017. EFE/Archivo/Jorge Torres.

 

Luis Felipe Palacios

 

La “Nica Act”, también podría causar una crisis financiera si se genera desconfianza en los inversionistas, lo que perjudicaría la evolución económica de Nicaragua, cuyo producto interno bruto (PIB) ha crecido un promedio de 5,08 % en los últimos seis años.

La ley promovida en Washington para que las instituciones financieras frenen los préstamos a Nicaragua hasta que este país celebre unas elecciones “libres, justas y transparentes” fue reintroducida esta semana por 25 congresistas, 15 republicanos y 10 demócratas.

La iniciativa tiene como fin hacer que la Administración estadounidense se oponga a la concesión de préstamos al Gobierno de Ortega, de 250 millones a 300 millones de dólares anuales, “excepto por razones humanitarias, o para promover la democracia en Nicaragua”.

Nicaragua, el país más pobre del continente después de Haití, depende de los préstamos de los organismos internacionales para financiar al menos el 10 % de su presupuesto estatal.

Según un informe oficial de cooperación externa del Banco Central, 50 de cada 100 dólares obtenidos por Nicaragua en financiación externa para proyectos de infraestructura y productivos provienen de los organismos multilaterales, en los cuales Estados Unidos ejerce influencia.

Entre 2011 y 2016 el Programa de Inversión Pública de Nicaragua dependió en un 52 % en promedio de los préstamos y recursos externos, de acuerdo con ese informe.

Si esa iniciativa se convierte en Ley, afectará el clima de negocios, la inversión extranjera y el desarrollo económico, alertó la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) en una declaración pública.

“Para los inversionistas significaría que habría una enorme incertidumbre sobre la economía de Nicaragua, y lo que hacen los inversionistas cuando existe incertidumbre es inmediatamente suspender sus decisiones de inversión hasta que el panorama se aclare”, explicó el economista independiente Adolfo Acevedo.

Si ese panorama ocurre en Nicaragua como resultado de la “Nica Act”, también se ralentizaría el crecimiento económico del país, advirtió la no gubernamental Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Para políticos y economistas consultados por Efe, el Gobierno de Ortega tiene que hacer concesiones reales para que se democratice el país y se celebren “elecciones libres, justas y transparentes”, de lo contrario, Nicaragua entrará en un proceso de crisis económica muy seria.

Otros apuntan a que el sector privado nacional, con el que Ortega mantiene una política de alianza, debe demandar con “más fuerza” la apertura de los espacios democráticos.

El Ejecutivo nicaragüense ha abierto con la OEA un mecanismo de negociación sobre el proceso electoral local de cara a las elecciones municipales de noviembre próximo, en vista del descontento de distintos sectores por su falta de transparencia y el cierre de espacios.

El mismo secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, invitó esta semana a los congresistas estadounidenses a “reconsiderar” ese proyecto de ley contra Nicaragua y darle “tiempo y espacio” a sus negociaciones.

En tanto, el Gobierno de Ortega, que tildó de “irracional, inoportuna e improcedente” la “Nica Act”, reconoció que la misma desestabilizaría a Nicaragua, aunque no se ha pronunciado sobre una propuesta de diálogo nacional sobre el tema, como demandan distintos sectores.

Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de Nicaragua, la principal fuente de remesas, hasta alcanzar el 6 % del producto interno bruto, sus inversiones generan 300.000 empleos en el país y acoge a casi 400.000 migrantes nicaragüenses. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis