La desigualdad de género en política, a debate en Perú

La desigualdad de género en la política peruana volvió a ponerse en debate en el país tras los resultados obtenidos en las elecciones regionales y municipales de este domingo, donde solo 20 mujeres alcanzaron una alcaldía y ninguna un gobierno regional, de un total de 2.096 nuevas autoridades elegidas.
Varias personas acuden a votar durante las elecciones regionales y municipales hoy, domingo 7 de octubre de 2018, en Lima (Perú). EFEVarias personas acuden a votar durante las elecciones regionales y municipales hoy, domingo 7 de octubre de 2018, en Lima (Perú). EFE

 

Mercedes Palomino 

 

A pesar de que en Perú existe una cuota electoral de género, que busca asegurar la participación de mujeres en un 30 % del total de las listas, la participación de las peruanas en los partidos políticos se ha visto relegada al último tercio de las candidaturas, alejándolas así de los puestos de liderazgo.
Según un informe del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), en los partidos políticos peruanos existe la tendencia de ubicar a las mujeres en lugares donde tienen menos posibilidades de ser electas.
En el caso de las candidaturas regionales, el 48,5 % de las mujeres son ubicadas en el último tercio; en tanto que en las provinciales y de distritos, ocurre lo mismo en el 45,3 % y el 37,8 % , respectivamente.
No sorprende entonces que en estas elecciones solo 20 fueran elegidas como máximas autoridades de sus distritos o provincias de un total de 1.159 postulantes mujeres, mientras que otras 49.400 participaron como candidatas a regidoras (concejalas) municipales provinciales y de distritos.
“Las peruanas están con la disposición de ser políticas, pero a la hora de la toma de decisiones para armar las listas hay un profundo machismo en las élites políticas para compartir el poder”, explicó a Efe Diana Miloslavich, directiva y coordinadora del Programa de Participación Política de la ONG Flora Tristán.
No obstante, otras dificultades para la participación plena de las mujeres son el acoso político y la llamada “economía del cuidado”.
Según un estudio elaborado en 2012 por las organizaciones Flora Tristán, Calandria y Diakonía, en Perú de cada 10 regidoras, al menos cuatro señalaron ser víctimas de acoso político, con constantes obstaculizaciones de las otras autoridades varones para presentar sus iniciativas y propuestas.
Sobre la mujer también pesa socialmente la “responsabilidad del cuidado” ya que suelen ser ellas la que se hacen cargo del cuidado de los hijos, enfermos y adultos mayores de los hogares.
Aún con esas dificultades, según datos del JNE, en este proceso electoral 946 mujeres postularon al máximo cargo distrital, de un total de 11.470 candidatos; en tanto que en el ámbito provincial, la proporción fue de 181 mujeres entre 1.996 candidatos, y a los gobiernos regionales, 32 de un total de 368 candidatos.
“Las cifras nos revelan que las peruanas tienen expectativas políticas y eso tiene que llamarnos la atención para garantizar sus derechos y para que estén presentes en los espacios de decisión”, sostuvo Miloslavich.
En ese contexto, Emma Mejía, alcaldesa electa por la provincia sureña de Ica, declaró al diario La República que el hecho de ser política la ha expuesto a una serie de ofensas, a pesar de que solo tuvo actividad durante un mes y medio como candidata del movimiento Obras por la Modernidad.
“Por mi condición de mujer y por haber liderado la lista de regidores, en este mes y medio de campaña recibí muchas ofensas, maltratos y agresiones”, indicó antes de agregar que por haber sido reina de belleza local decían que ella “solo servía para las pasarelas” y la insultaban “con adjetivos de grueso calibre”.
Las bajas cifras de representatividad política de las mujeres en Perú, llevaron este martes al presidente Martín Vizcarra a rechazar la modificación de su proyecto de bicameralidad realizada por el Legislativo por haber eliminado su propuesta de paridad de género en la lista de candidatos al Congreso.
El gobernante había planteado que las listas de candidatos debían incluir, de manera alternada, un 50 % de mujeres y un 50 % de hombres, algo que fue rechazado por el Parlamento, que domina el partido fujimorista Fuerza Popular. EFE 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis