La debacle del PSOE salva al PP

El PP ha ganado las elecciones europeas en uno de los peores escenarios que podría afrontar, dos años y medio de gobierno con un terrible desgaste causado por la crisis económica que vive el país y las medidas adoptadas para combatirla
El ya eurodiputado del PP Miguel Arias Cañete, en un mitin electoral para las elecciones europeas del 25 de mayo. EFE/Archivo/Rafa AlcaideEl ya eurodiputado del PP Miguel Arias Cañete, en un mitin electoral para las elecciones europeas del 25 de mayo. EFE/Archivo/Rafa Alcaide

Carlos Moral 

El PP ha ganado las elecciones europeas en uno de los peores escenarios que podría afrontar, dos años y medio de gobierno con un terrible desgaste causado por la crisis económica que vive el país y las medidas adoptadas para combatirla

Además es, junto los conservadores alemanes de Angela Merkel y la izquierda italiana agrupada en el Partido Democrático, uno de los pocos partidos en el Gobierno que revalidan su triunfo en Europa. 

Hasta ahí las buenas noticias para los populares. Porque solo la debacle del PSOE, que continúa en caída libre, permite la exigua victoria del grupo político encabezado en estos comicios por Miguel Arias Cañete. 

El PP obtiene sus peores resultados en unas elecciones desde 1989, con un 26,06 % de los votos y 16 escaños, ocho menos que en los anteriores comicios europeos, en 2009, cuando sumaron el 42,12 % de los sufragios.

Son más de dos millones y medio de votos los que el PP se deja respecto a 2009, con una participación similar, y todo apunta a que la mayor parte de ese caudal ha ido a la abstención, puesto que las formaciones que podrían disputarle los sufragios suman solo una pequeña parte.

Vox, encabezado por el hasta ahora eurodiputado del PP Alejo Vidal Cuadras y que cuenta en sus filas con el exfuncionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, que sufrió el secuestro de ETA más largo de la historia, ha recibido 244.000 votos y no ha logrado representación. 

UPyD, que gana 550.000 votos y tres escaños, y Ciutadans, que reciben 495.000 votos y logran 2 asientos en el Parlamento Europeo, también pueden haber recogido a parte de los votantes desencantados con el partido en el Gobierno, que en cualquier caso se beneficia de la escasa fragmentación del voto en la derecha, lo contrario de lo sucedido entre los partidos de izquierda.

Al final, parece que la estrategia popular de dilatar el nombramiento del cabeza de lista europeo y tratar de mantener un perfil bajo en la campaña se ha vuelto en su contra al desmovilizar a parte de su electorado. 

La caída de más de 18 puntos sufrida en solo 2 años y medio (en las legislativas de 2011 el PP logró el 44,6 % de los sufragios) plantea serias dudas sobre la recuperación del voto del PP si no cambian notablemente las circunstancias económicas actuales.

Especialmente preocupante para el PP es el desplome en algunos de sus feudos más importantes, como la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana, donde pierden más de 20 puntos y se quedan por debajo del 30 %, lo que compromete seriamente sus posibilidades de seguir gobernando tras las autonómicas del próximo año.

Y aunque desde el Gobierno se traslada con insistencia el mensaje de que la recuperación ha comenzado, hoy por hoy las posibilidades de que el PP revalide sus triunfos electorales pasan más bien por la extrema debilidad de su rival socialista y la fragmentación del voto que por los frutos que pueda darle su complicada tarea de gobierno.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es