La compra de Yoigo, último capítulo en la consolidación de las telecos

La compra de Yoigo por MásMóvil es el último capítulo de la consolidación de las "telecos" en España, tras las fusiones entre Vodafone-Ono y Orange-Jazztel, y configura un escenario en el que el cuarto operador supera los 4 millones de clientes y los 1.000 millones de euros de facturación.
El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, durante una entrevista en Efe en octubre de 2015.El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, durante una entrevista en Efe en octubre de 2015.

Emilia Pérez

MásMóvil ha pasado en menos de un año de ser un pequeño operador móvil virtual (OMV), sin red propia, a plantar cara a los tres gigantes del sector y a hacerlo en su propio campo, al subirse al carro de las ofertas convergentes de fijo y móvil.
Compite en un mercado en el que las tres principales operadoras, Movistar, Orange y Vodafone concentran el 95 % de las líneas de banda ancha y el 83,3 % de las móviles.
En este último segmento, el 16,7 % restante de la cuota de mercado se repartía entre Yoigo (con red propia) y los OMV, según los datos de marzo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMV).
La metamorfosis de MásMóvil arrancó en agosto de 2015, cuando la empresa que lidera Meinrad Spenger anunció que había llegado a un acuerdo con Orange para quedarse con los activos de banda ancha fija cuya venta impuso Bruselas para autorizar la compra de Jazztel: acceso mediante fibra a 720.000 hogares y a más de 18 millones por ADSL.
Pero el objetivo, según costa su plan estratégico 2015-2018, es contar al término de ese periodo con una red de fibra integrada por entre 2,2 y 2,3 millones de hogares y locales, para lo que a las 720.000 adquirida a Jazztel sumará un millón más en coinversión con otras operadoras y 500.000 desplegadas de forma autónoma.
MásMóvil, que ya había comprado otras pequeñas compañías en el pasado -como Neo y la operadora YouMobile, especializada en la comunidad china- siempre ha estado en las quinielas como posible candidato a quedarse con Yoigo, por más que el consejero delegado de esta última, Eduardo Taulet, lo rechazase como “poco realista”.
El anuncio del 18 de marzo pasado por parte de la sueca TeliaSonera, matriz hasta ahora de Yoigo, y el fondo británico Zegona, matriz de la asturiana Telecable, de que habían iniciado “conversaciones exclusivas” sobre la venta de Yoigo pareció dejar fuera de juego a MásMóvil.
Sin embargo, los rumores volvieron a dispararse a medida que pasaban las semanas y el acuerdo para la compra por Zegona por el 100 % de Yoigo no acababa de llegar.
Una operación frustrada de la que el fondo británico ha responsabilizado a los accionistas minoritarios de Yoigo (ACS, FCC y Abengoa) por haber vetado la venta cuando ya había un acuerdo con TeliaSonera.
Mientras tanto, MásMóvil anunciaba a finales de abril la compra del operador móvil virtual Pepephone por 158 millones, a la que ahora se suma la de Yoigo por 612 millones.
La compañía, con una capitalización bursátil de casi 250 millones, la mayor del Mercado Alternativo Bursátil (MAB), y que prevé dar el salto al mercado continuo antes de finales de año, lleva a la Junta de accionistas de este jueves una ampliación de capital de hasta 230 millones de euros para abordar esta última compra.
“Se va a ampliar capital prácticamente por el nivel de capitalización bursátil que tiene. No es una decisión para nada conservadora”, apuntaba el analista de XTB Borja Rubio.
Con estas dos operaciones, MásMóvil consolida su posición como cuarto operador nacional de telecomunicaciones en España, con una cifra agregada de 4,2 millones de clientes de móvil y una base de alrededor de 70.000 clientes de banda ancha, así como unos ingresos de 1.071 millones de euros, según los resultados proforma calculados por la compañía. EFE

Etiquetado con:
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen