Kim Jong-un asegura que su país se convirtió en potencia nuclear en 2017

En su discurso de Año Nuevo el líder norcoreano, Kim Jong-un proclamó que Corea del Norte ha completado con éxito su capacidad nuclear estatal, e instó por incrementar la producción de armas atómicas y de misiles para su despliegue.
Un grupo de surcoreanos siguen el discurso del líder norcoreano Kim Jong un en un televisor en Seúl. EFE/ArchivoUn grupo de surcoreanos siguen el discurso del líder norcoreano Kim Jong un en un televisor en Seúl. EFE/Archivo

“Logramos la meta de completar nuestra fuerza nuclear estatal en 2017”, dijo Kim, quien recalcó la necesidad de “producir en masa cabezas nucleares y misiles balísticos y acelerar su despliegue” en un mensaje televisado y recogido por la agencia surcoreana de noticias Yonahp.

Kim aseguró que la capacidad atómica de su país ejerce un gran poder disuasorio en Estados Unidos, al que aseguró que sus armas son capaces de golpear en todo su territorio, y dijo que “siempre hay un botón para activar armas nucleares en mi escritorio”. “Esto es una realidad, no una amenaza”, añadió.

El líder norcoreano instó a Washington y Seúl a poner fin a sus maniobras conjuntas, criticadas por el régimen al considerarlas un ensayo de invasión a su país, y tendió una mano al país vecino afirmando que Norte y Sur deben mejorar sus relaciones.

Corea del Norte intensificó sus pruebas armamentísticas el año pasado con el lanzamiento de una veintena de proyectiles, tres de ellos intercontinentales, y la realización de su sexta y más potente prueba nuclear hasta la fecha el pasado septiembre.

En los últimos meses Kim Jong-un ha alabado que su país siga desarrollando su “valioso” programa nuclear “para defender su soberanía de las amenazas de EEUU”.
Sus repetidas pruebas le han valido al país asiático un número récord de resoluciones sancionadoras de la ONU en un año, cuatro, a pesar de lo cuál Pyongyang sigue apostando por su desarrollo de armas, con las que dice buscan un equilibrio de fuerza con EE.UU.

A esta férrea postura se sumó el pasado año el tono amenazando con el que el presidente estadounidense Donald Trump ha respondido a los actos de Pyongyang, una beligerancia que ha llevado la tensión en la península a niveles no vistos en décadas.

El líder norcoreano instó a Seúl a poner fin a las maniobras militares conjuntas que realiza con Washington anualmente en la península coreana y que considera un ensayo de invasión a su país.

Kim también abogó por hacer gala de la diplomacia del deporte, anunciando que su país está dispuesto a enviar una delegación a los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018 que se celebrarán en febrero, en el que supuso el primer anuncio oficial sobre la voluntad del régimen de acudir a la cita deportiva en febrero.

Los Juegos de Invierno “serán una gran ocasión para el país (Corea del Sur). Esperamos sinceramente que sean un éxito”, dijo Kim, para quien el hecho de que los JJ.OO. invernales se celebren en el año del 70 aniversario de la fundación de Corea del Norte recalca que “este año tiene importancia para las dos Coreas”.

Algunos expertos, que ya dieron cuenta de los significativos avances armamentísticos de Pyongyang en el último año, afirman que esta voluntad de diálogo del régimen se produce en un momento en el que la confianza por haber completado su poder nuclear le da impulso, y vaticinan que es probable que los test continúen, según recogió la agencia Yonhyap. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis