Junqueras y siete exconsellers, así como Sánchez y Cuixart, comparecen en el Supremo

El exvicepresidente del Gobierno catalán Oriol Junqueras y siete miembros del cesado ejecutivo, en prisión provisional por presunto delito de rebelión, pedirán hoy al Tribunal Supremo su puesta en libertad, con el argumento de que acatan las medidas del Gobierno central para impedir la secesión. 
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto al vicepresidente, Oriol Junqueras. Efe/Archivo/Marta Pérez El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto al vicepresidente, Oriol Junqueras. Efe/Archivo/Marta Pérez

 

El magistrado Pablo Llarena, encargado del caso, tomará declaración además a los líderes de las organizaciones independentistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart respectivamente, también en prisión provisional.

Todos están privados de libertad por decisión de la Audiencia Nacional española, que inicialmente se encargó de investigar los posibles delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos en los que podrían haber incurrido el cesado Gobierno catalán y los líderes de las organizaciones sociales (sedición).

El pasado día 24 el Tribunal Supremo (TS) decidió asumir todas las causas abiertas en relación con el proceso independentista en la región de Cataluña y Llarena centralizó la investigación.
Tras esta decisión, todos los encarcelados pidieron declarar ante el juez y hoy defenderán que desde que entraron en prisión el 2 de noviembre han acatado las decisiones del Gobierno central para impedir el secesionismo, de acuerdo con la Constitución, entre ellas, la disolución del Ejecutivo de Cataluña y la convocatoria de elecciones regionales.

Además, han admitido que la Declaración Unilateral de Independencia que aprobó el Parlamento catalán el 27 de octubre pasado sólo tuvo valor simbólico y han asumido las vías de diálogo y de negociación dentro de la Constitución.

Esta es la línea que asumió la presidenta de la Cámara regional, Carme Forcadell, que tuvo que declarar por los mismos delitos ante el juez Llarena y decretó su libertad provisional bajo fianza de 150.000 euros.

Forcadell que forjó su liderazgo en el independentismo al frente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), pasó la noche en la prisión de Alcalá Meco.

Todos ellos, junto al expresident Carles Puigdemont y los exconsellers que le acompañan en Bruselas, están imputados bajo la acusación de rebelión, sedición y malversación en relación con su liderazgo en el proceso hacia la declaración unilateral de independencia en Cataluña.

Con ese objetivo han pedido comparecer ante el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, para defender que, desde que la Audiencia Nacional ordenó su prisión provisional sin fianza, se ha aplicado -y ellos han acatado- el artículo 155 de la Constitución, que supuso su cese y la convocatoria de elecciones en Cataluña.

Además, han admitido que la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) tuvo sólo valor político y han asumido las vías de diálogo y de negociación dentro de la Constitución, en la línea marcada por la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a quien el juez dejó salir de prisión bajo fianza.

Consideran, en consecuencia, que no hay riesgo de reiteración delictiva, el argumento fundamental por el que fueron enviados a prisión.

El juez Pablo Llarena les ha respondido con una providencia en la que señala literalmente que “visto que todos ellos solicitan la revisión de su situación personal y que se les reciba declaración, en relación con la misma, se accede a lo interesado y se acuerda citarles para comparecencia”.

Así, el juez del Supremo les ha citado a partir de las 09.30 horas de la mañana con ese único objetivo. EFE

 

 

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Sin categoría