ESPAÑA CATALUÑA

Juez decreta prisión para exvicepresidente catalán y ocho exconsejeros, y Puigdemont pendiente de arresto

La juez española Carmen Lamela ha enviado a prisión al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras y a los 8 exconsellers que han ido a declarar a la Audiencia Nacional, adonde no ha acudido el expresidente Carles Puigdemont, sobre quien pesa una petición de arresto internacional que aún no ha resuelto la magistrada.
Una juez española dicta orden de prisión incondicional sin fianza para el  exvicepresidente catalán Oriol Junqueras (en la foto) y para 7 exconsejeUna juez española dicta orden de prisión incondicional sin fianza para el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras (en la foto) y para 7 exconsejeros de su Gobierno, acusados de los supuestos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos en relación con el proceso independentista en Cataluña. EFE/Archivo

La magistrada había citado por rebelión, sedición y malversación en el proceso independentista a Puigdemont y sus trece exconsellers, pero solo nueve de los imputados han acudido a la Audiencia Nacional.

Puigdemont y cuatro de sus exconsellers, que se encuentran en Bélgica, no han cumplido con sus citaciones, por lo que la Fiscalía ha pedido a la magistrada que ordene su detención a las autoridades belgas.

Aparte de Puidemont, han optado por quedarse en Bélgica y eludir la acción de la justicia Antoni Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret (Agricultura), sobre cuya detención la juez decidirá probablemente el 3 de noviembre.

A ocho de los nueve que sí han acudido a la Audiencia Nacional Lamela les ha enviado a prisión sin posibilidad de fianza y solo a Santi Vila, exconseller de Empresas, le ha impuesto una fianza de 50.000 euros para salir de la cárcel.

Y es que, en el caso de Vila, Lamela considera que, como dimitió un día antes de la declaración de la independencia en el Parlament, “desistió voluntariamente de proseguir con el proceso soberanista”.

Los ocho restantes que han ingresado en dos prisiones de la Comunidad de Madrid -Alcalá Meco y Estremera– son Junqueras, Jordi Turull (Presidencia), Josep Rull (Territorio), Meritxell Borràs (Gobernación), Raül Romeva (Asuntos Internacionales), Carles Mundó (Justicia), Dolors Bassa (Trabajo) y Joaquim Forn (Interior).

La juez considera que en el caso de los nueve imputados existe riesgo de fuga, reforzada por el hecho de que Puigdemont y algunos de sus exconsellers se han marchado a Bruselas.

“Basta recordar el hecho de que algunos querellados ya se han desplazado a otros países eludiendo las responsabilidades penales en las que pudieran haber incurrido”, destaca en los autos de prisión para apoyar este riesgo de huida.

Considera Lamela que los imputados llevan dos años “planificando y realizando” actos encaminados a la independencia unilateral de Cataluña.

“Vienen operando -dice- dentro de un grupo perfectamente organizado de personas, apoyados por asociaciones soberanistas con poder y capacidad para auxiliarles en su posible huida de la justicia”.

Todos ellos, añade, jugaron “un papel activo impulsando el proceso soberanista minuciosamente diseñado y franqueando toda clase de barreras” que pudieran desviarles de su última finalidad.

Contraste en el Tribunal Supremo

Las decisiones de Lamela contrastan con la actuación del juez Pablo Llarena, quien instruye una querella por los mismos hechos en el Tribunal Supremo (TS) contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los otros cinco miembros de la Mesa.

Al contrario de los acontecido en la Audiencia, donde solo una de las defensas ha solicitado el aplazamiento, todos los abogados de la Mesa han pedido suspender las comparecencias para poder disponer de más tiempo con el fin de preparar sus estrategias, una petición a la que no se ha opuesto la Fiscalía y que ha acordado el juez. Todos ellos están citados para el próximo 9 de noviembre.

Lo que también ha acordado el magistrado ha sido imponer como medida cautelar la “vigilancia policial permanente” para los seis investigados hasta que comparezcan el próximo día 9, a petición del Ministerio Público.

Esa vigilancia no se realizará de forma presencial, sino mediante la localización del domicilio y de un teléfono móvil para que la Policía pueda tenerles localizados, con el fin de garantizar su puesta a disposición judicial, según fuentes de la Fiscalía.

Puigdemont critica

Mientras, el expresidente del Gobierno regional de Cataluña Carles Puigdemont ha criticado desde Bruselas la prisión preventiva de ocho de sus exconsejeros impuesta por la Audiencia Nacional y acusó a los partidos constitucionalistas de desearles la cárcel.
“El legítimo gobierno de Cataluña encarcelado por sus ideas y por haber sido leales al mandato aprobado por el Parlamento de Cataluña”, escribió Puigdemont en un mensaje en la red social Twitter.
“El clan furioso del 155 nos quiere en prisión. El clamor sereno de los catalanes es de libertad”, añadió en un segundo mensaje también en catalán ilustrado con una fotografía de una concentración independentista.
Puigdemont ha reaccionado así a la decisión de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela de enviar al cesado gobierno de Cataluña a prisión a la espera de juicio.
Puigdemont, que ha contratado en Bélgica a un abogado experto en procesos de extradición y derechos Humanos, se había expresado públicamente por última vez este 1 de noviembre, también a través de Twitter, con un mensaje en el que recordaba la “violencia” del referéndum ilegal del 1 de octubre y dijo que seguiría trabajando “a pesar de las amenazas pasadas y presentes”. EFE

Etiquetado con:
Publicado en: Análisis