El judeoespañol tendrá su Academia para preservar una lengua en retirada

El judeoespañol, la lengua de los judíos expulsados de España en 1942, tendrá su Academia para preservar una lengua en retirada, según ha comunicado el director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva, a EFE.
Un estudiante de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) lee un libro en judeoespañol. EFE/Iván MejíaUn estudiante de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) lee un libro en judeoespañol. EFE/Iván Mejía

Las comunidades judías descendientes de hebreos fueron expulsadas en 1942 por los Reyes Católicos y en su diáspora se llevaron con ellos la forma en la que se hablaba en España.

Durante cinco siglos, el lenguaje arcaico que utilizaban los exiliados, conocidos desde entonces como sefardíes, ha pasado de generación en generación pero ahora está en franca retirada.

Su intención al promocionar la creación de la Academia no es la de “transformar el judeoespañol en el español del siglo XXI sino preservarlo tal y como ha sido”, dotado de “una peculiaridad histórica muy marcada”, subrayó Villanueva.

Desde la RAE ya se ha entrado en contacto con la autoridad nacional del Ladino en Israel y “están muy interesados en promover la creación de la Academia”.

El último paso, una vez constituida la Academia, sería su integración en la Asociación de Academias de la Lengua Española, que preside Villanueva.

El primer país que lo hizo así fue Colombia (1871) y la última que se ha creado es la de Guinea Ecuatorial (2016).

Con la incorporación de la Academia del judeoespañol “se cerraría el círculo de todo el espectro de los países donde se habla español”, afirma.

Según datos del académico Shmuel Refael, director del Salti Centre para Estudios del Ladino en la Universidad de Bar-Ilan, alrededor de 400.000 personas en Israel tienen conocimiento de esa lengua.

La preservación de la lengua que han hecho las comunidades sefardíes, que en 1990 recibieron el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, es un fenómeno “prodigioso” y “muy emocionante” porque quien se ha encontrado con un sefardí ha comprobado que “se puede entender” con él y que ha triunfado sobre el amargo hecho histórico “un elemento de fraternidad”.EFE

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Documentos