Juan Pablo Albar, bioquímico

El bioquímico Juan Pablo Albar, uno de los investigadores destacados en el estudio de las proteínas del genoma y coordinador científico de la expedición Trineo del Viento, ha fallecido a los 59 años en Madrid como consecuencia de una parada cardíaca, según comunicaron a EFE fuentes familiares.
Albar (1º por la izquierda) junto al rest de los miembros de la expedición Acciona. (Fotografía cedida por el Proyecto Trineo de Viento)Albar (1º por la izquierda) junto al rest de los miembros de la expedición Acciona. (Fotografía cedida por el Proyecto Trineo de Viento)

Licenciado en 1975 en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid, donde se doctoró en 1981, el bioquímico Juan Pablo Albar nació en la localidad madrileña de Aranjuez.

Acabados sus estudios Juan Pablo Albar trabajó como investigador en varias compañías farmacéuticas de España y de otros países como el Instituto Llorente, Invesgen, la compañía Pharmacía Upjhon y en el Institut Voor Antropogenética de Leiden.

Desde el año 2004 era investigador científico en el Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la institución española de referencia en esta materia.

Un año después fue nombrado coordinador general de ProteoRed del Instituto de Salud Carlos III. Esta plataforma se encarga de la coordinación, integración y desarrollo de las instalaciones en España dedicadas a la Proteómica, estudio del conjunto de proteínas que se expresan en un genoma.

Aficionado a la montaña, su espíritu aventurero se vio satisfecho con su participación como coordinador científico de la expedición Acciona Antartica Windpower 2011-2012.

Juan Pablo Albar fue uno de los cuatro componentes de esa expedición, que a las órdenes del explorador Ramón Larramendi, alcanzaron a bordo de un trineo impulsado por el viento el centro del Polo Sur el 1 de enero de 2012.

En la actualidad, era director del Instituto Nacional de Proteómica y miembro del consejo de dirección de la Human Proteome Organization (HUPO).

Su trabajo científico estaba centrado en el proyecto Proteoma Humano, a partir del cual se pretende conseguir el mapa de las proteínas humanas en su contexto biológico y dotar a la comunidad científica con nuevas herramientas para optimizar el diseño de sus experimentos.

Publicado en: Obituarios