Juan Formell, alma de Los Van Van y padre del “songo” cubano

El compositor, contrabajista y guitarrista cubano, Juan Formell, líder y fundador de la popular orquesta "Los Van Van", fallece hoy en La Habana, ciudad que le vio nacer hace 71 años.
Juan Formell, alma de Los Van Van y padre del “songo” cubano

Con una amplia trayectoria artística muy destacada al frente de su banda conocida como “el tren de la música” bailable, Formell era hijo de un pianista, por lo que pronto se incorporó a diversas agrupaciones populares como contrabajista, el instrumento que su padre le había recomendado que aprendiera.

   Nacido el 2 de agosto en La Habana, perteneció a la generación de músicos que en los cincuenta bailaba el rock and roll de Elvis Presley, pero que también interpretaba canciones de compositores locales como José Antonio Méndez, César Portillo de la Luz, Benny Moré, Silvio Rodríguez o Pablo Milanés, a lo que sumó además la influencia de Los Beatles.

Autodidacta, comenzó a componer canciones en 1966 y en su formación como compositor e instrumentista de guitarra bajo contó con la orientación de prestigiosos músicos cubanos como Félix Guerrero, Rafael Somavilla, Armando Romeu, Antonio Taño y Orestes Urfé.

En 1967 ingresó en la orquesta de Elio Revé, a la que trasmitió sus ideas renovadoras y sus composiciones, conservando el estilo de la tradicional orquesta charanga e incorporando nuevos elementos musicales, lo que dio como resultado que comenzara a “sonar” distinto.

    A finales de 1969 fundó la orquesta “Los Van Van” y es autor de canciones tan populares como “Lo material”, “Marilú”, “La Habana no aguanta más”, “Sandunguera”, “De mis recuerdos” y “El buey cansao”, entre otras muchas, en las que el artista impuso una sonoridad propia.
  Formell decía que el son es el género vocal e instrumental que constituye una de las formas básicas de la música cubana y el “común denominador” de toda la música bailable cubana.

   Mezcló el son, -madre de la salsa actual-, y tras vestirlo con sonidos provenientes del jazz y del rock, dio origen a un ritmo que bautizó como el “songo”.
Afirmaba que pese a que las temáticas podían contener algo de sátira y de broma…”, él prefería evitar las letras chabacanas o groseras.

Escribió música para  teatro, para obras como “La barbacoa”, dirigida por Abraham Rodríguez, 1984, y “Vivir en Santa Fe”, del dramaturgo Alberto Pedro, 1986 y en el cine para las películas “Los pájaros tirándole a la escopeta” del realizador Jesús Díaz, 1984 -; y en la televisión, para “La rueda de casino” de José Milián, 1992.

Los Van Van”, agrupación que dirigió durante casi cuarenta años, y que desde hacía algún tiempo estaba en manos de su hijo Samuel Formell, ganó un premio Grammy Latino en 1999 por el álbum “Llegó… Van Van (Van Van está aquí)” y obtuvo más nominaciones en otras ediciones.

En Cuba fue reconocido con numerosas distinciones como el Premio Nacional de Música 2003, el doctorado Honoris Causa del Instituto Superior de Arte en 2010,  la Orden Félix Varela de Primer Grado en 2002, o la medalla “Alejo Carpentier en 1998.  En noviembre de 2013, Formell había recibido el Grammy Latino a la Excelencia Musical. Efedoc

Publicado en: Obituarios