Juan Carlos Izpisúa deja el Centro de Medicina Regenerativa

El investigador Juan Carlos Izpisúa, uno de los científicos españoles de mayor prestigio en el ámbito internacional, ha dimitido como director del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB).
Archivo/EFE/Alberto AjaArchivo/EFE/Alberto Aja

Según adelanta el diario El País, Izpisúa presentó su dimisión ante la falta de apoyos financieros y políticos de la Generalitat y el Gobierno central, que aportan anualmente 1,5 millones al centro, que se nutre además de fondos para la investigación de diversos organismos e instituciones internacionales, unos 1,8 millones en la actualidad.
La marcha de Juan Carlos Izpisúa supondrá para el CMRB perder 18 de los 21 proyectos científicos que estaba desarrollando.
El pasado mes de noviembre el Centro anunció que había conseguido, por primera vez, crear minirriñones humanos a partir de células madre, junto con el Hospital Clínic de Barcelona y el Salk Institute de California.
Juan Carlos Izpisua Belmonte, bioquímico e investigador experto en biología del desarrollo, nació en Hellín (Albacete), en 1960.
Licenciado en Farmacia por la Universidad de Valencia, se doctoró en Bioquímica y Farmacia en Bolonia (Italia) y Valencia.
Amplió su formación en el Laboratorio Europeo de Biología Molecular, en Heidelberg (Alemania) y en la Universidad de California, en Los Angeles (Estados Unidos).
En 1993 se incorporó como profesor al Instituto Salk de San Diego (California), donde ha dirigido equipos de investigación del más alto prestigio en el campo de la biología del desarrollo.
En 2000 recibió la oferta de regresar a España y dirigir el futuro Instituto de Biología del Desarrollo del Parque Científico de Barcelona (PCB). Sin embargo, en septiembre de 2001 declinó la oferta y aceptó otra del Instituto Salk para dirigir un programa con células madre embrionarias.
En noviembre de 2003 el Ministerio de Sanidad español le fichó como asesor para la puesta en marcha del banco nacional de material celular, dependiente del futuro Centro Nacional de Trasplantes y Medicina Regenerativa y encargado de coordinar los cultivos de células madre en España; y dos meses después, el Gobierno firmó un convenio de colaboración con el Instituto Salk que, incluía, entre otros aspectos, la formación de científicos españoles.
Al año siguiente, se le vinculó con la puesta en marcha en Euskadi de un laboratorio para investigar con células madre. Sin embargo, en julio de ese año, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, suscribió un acuerdo con la ministra de Sanidad, Elena Salgado para la constitución del Centro de Investigación de Medicina Regenerativa de Barcelona (CIMRB), y anunció el nombramiento de Izpisúa como director.
El CMRB aborda estudios de regeneración interna de órganos, algo en lo que Izpisúa lleva años trabajando en Estados Unidos.
En 2005, el Ministerio de Sanidad español autorizó un proyecto de investigación con células madre embrionarias dirigido por Izpisúa y Anna Veiga y encaminado a la obtención de nuevas líneas celulares.
Científicos españoles dirigidos por Izpisúa han logrado generar células madre embrionarias a partir de la piel de un adulto y sin riesgo de tumores; también han convertido células de la piel de personas con Anemia de Fanconi en células embrionarias libres de la enfermedad; o sobre el envejecimiento humano, tras rejuvenecer el núcleo de las células de enfermos con envejecimiento precoz (síndrome Hutchinson-Gilford).
Está considerado uno de los científicos mas relevantes a nivel mundial en biología del desarrollo y medicina regenerativa. EFE/doc

Etiquetado con: ,
Publicado en: Protagonistas