La joven palestina Ahed Tamimi sale de prisión convertida en símbolo de la resistencia

Considerada "una provocadora" por Israel y convertida en un símbolo internacional de la resistencia palestina tras aparecer en un vídeo enfrentándose a soldados, Ahed Tamimi, de 17 años, sale de prisión tras cumplir casi ocho meses de condena por un tribunal militar.
La adolescente palestina Ahed Tamimi llega para mostrar sus respetos a la tumba de Yasser Arafat tras su liberación de una prisión militar israelí La adolescente palestina Ahed Tamimi llega para mostrar sus respetos a la tumba de Yasser Arafat tras su liberación de una prisión militar israelí en Ramala. EFE/ Shadi Hatem

Detenida el 19 de diciembre de 2917, cuando tenía 16 años, el vídeo en el que aparece junto a su madre Nariman, también liberada, y a su prima en su casa de Nabi Saleh, en Cisjordania ocupada, se hizo viral y por él fue acusada de doce cargos, entre ellos, atacar a las fuerzas de seguridad, tirar piedras, participar en manifestaciones violentas, amenazas e incitación.
La Corte israelí la mantuvo en prisión preventiva al considerarla “demasiado peligrosa” hasta la emisión de la sentencia en marzo cuando aceptó un acuerdo con la Fiscalía y fue condenada a ocho meses por agresión con agravante e incitación, entre otros cargos.
Pero sus actos y, también, su detención, han llevado a convertirla en una seña de identidad del activismo palestino, que a diario la compara con Juana de Arco, Ana Frank o Nelson Mandela; además de un recordatorio de los menores palestinos que hay en cárceles israelíes.
Ahed, que sueña con ser futbolista, aseguró que mataba las horas en prisión leyendo novelas, preparándose para el “tawjihi” -examen de acceso a la universidad-, haciendo deporte y buscando la compañía de su madre, Nariman, encarcelada también en Ha Sharón.
Su padre, Basem, un activista y exprisionero de Israel, solo las ha podido visitar dos veces en estos más de siete meses porque, asegura a Efe, las autoridades israelíes le denegaban el resto de permisos.
El suceso con los soldados grabado en vídeo el 15 de diciembre es solo el último de una serie de enfrentamientos entre la joven de larga melena rubia y las fuerzas de seguridad israelíes.
Tras la dura experiencia de la segunda Intifada, la localidad cisjordana de Nabi Saleh se sumó en 2009 al movimiento de la “resistencia no violenta”, con manifestaciones contra la apropiación de la colonia judía de Halamish de un manantial usado por los residentes del pueblo durante generaciones.
Este contexto puso a Ahed, una niña de 9 años entonces, frente a frente a la ocupación: arrestos, soldados en las calles, cañones de agua de olor nauseabundo, granadas de estruendo, gas lacrimógeno, balas recauchutadas y hasta munición real como la que mató a su tío Rushdie, de 31 años, en 2012.
Nabi Saleh se convirtió en un icono al que activistas y curiosos de todo el mundo que pasaban por Cisjordania se acercaban para conocer a una familia que ya forma parte de la historia reciente de Palestina.EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Protagonistas