José Jiménez Villarejo, magistrado emérito del Tribunal Supremo

Nacido en Málaga el 11 de junio de 1929 era hermano del antiguo fiscal anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, y padre de la exministra socialista, Trinidad Jiménez.
EFE/ALBERTO MARTINEFE/ALBERTO MARTIN

José Jiménez Villarejo era licenciado en Derecho por la Universidad de Granada en 1951, ingresó en la Escuela Judicial en 1953.

Fue fiscal en la Audiencia de Sevilla, desde marzo de 1955 a noviembre de 1956, y de Málaga, entre noviembre de 1956 y enero de 1975. Asimismo, fue fiscal jefe de la Audiencia de Huelva, de enero de 1975 a enero de 1983.

Poco antes, en diciembre de 1982, fue nombrado, en el primer Consejo de Ministros del primer Gobierno socialista, teniente fiscal del Tribunal Constitucional.

Fue el primer fiscal especial para la Coordinación de la lucha contra la droga, entre abril de 1984 y el mismo mes de 1986.

En julio de 1986 fue elegido para integrar la Sala Segunda del Tribunal Supremo.
El 19 de abril de 1988 fue nombrado presidente de la Sala Quinta de lo Militar del Tribunal Supremo. El nombramiento se realizó por mayoría absoluta, obteniendo 15 de los 20 votos de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Como titular de la sala de vacaciones del Supremo, en agosto de 1988, denegó la libertad condicional al ex general Alfonso Armada, uno de los implicados en el intento de golpe de Estado del 23-F, rechazando la petición de libertad por considerar que debía aplicarse el reglamento militar y no el civil (que prevé la libertad para los mayores de 70 años o afectados de enfermedades incurables).

En noviembre de ese mismo año, tras recibir su Sala un informe del fiscal jefe togado militar favorable a la concesión de un indulto para el ex general Armada, accedió por unanimidad emitir un informe en igual sentido al Ministerio de Defensa, tras lo cual fue indultado el 23 de diciembre por el Consejo de Ministros.

Relacionado con el sumario del 23-F, fue ponente en junio de 1989 de la sentencia por la que confirmaba las penas de separación definitiva del servicio de los ex coroneles Miguel Manchado e Ignacio San Martín.

El 25 de enero de 1990 su voto fue el único a favor de declarar la inocencia del dirigente comunista Julián Grimau, condenado a muerte y ajusticiado en 1963, con lo que la Sala de lo Militar, por siete votos a uno, rechazaba el recurso de revisión presentado por el fiscal general del Estado, Javier Moscoso. En esta ocasión, Villarejo presentó un voto particular explicando las razones.

En septiembre de 1993 la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo informó a favor del indulto del exteniente coronel Antonio Tejero, al considerar la mayoría de la sala que la “alarma pública” que provocó el intento del Golpe de Estado “se halla notoriamente menguada”.

Sin embargo, José Jiménez Villarejo y otros dos miembros ofrecieron su voto particular. Villarejo se opuso a esta concesión pues estimaba “que no existe ni una sola razón de Justicia, equidad o utilidad pública que lo aconsejen” y consideraba que Tejero debería demostrar un arrepentimiento.

En enero de 1994, su nombre figuró como candidato para sustituir al Fiscal General del Estado, Eligio Hernández. Finalmente, el cargo fue para Carlos Granados.

El 27 de noviembre de 1997, el Consejo General del Poder Judicial le nombró Presidente de la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo, en sustitución de José Augusto de Vega, que se jubilaba días más tarde, el 1 de diciembre.
José Jiménez Villarejo tomó posesión de su cargo al frente de la Sala Segunda el 16 de diciembre de ese mismo año. Ha presidido, entre otros, el caso Argentia Trus, de Mario Conde (11.02.1998), y el GAL (25.05.1998).

El 11 de junio de 1999, abandonó la presidencia de la sala de lo penal del Tribunal Supremo, por haber alcanzado la edad de jubilación. Unos meses más tarde fue sustituido por Luis Román Puerta.

El 17 de julio de 2002 fue nombrado magistrado emérito de la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

El 11 de mayo de 2005, el ministro de justicia Juan Fernando López Aguilar lo nombró nuevo vocal permanente de la Comisión General de Codificación, cuya función principal es asesorar en la reforma del Código Penal.

El 4 de marzo de 1997, el jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general José Faura, le impuso la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco.

José Jiménez Villarejo estaba casado y era padre de nueve hijos. z.

Publicado en: Obituarios