José Antonio Alonso, exministro de Interior

José Antonio Alonso, exministro de Interior y de Defensa en los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, así como portavoz del grupo socialista en el Congreso, ha muerto en Madrid a los 56 años.
Foto de Archivo del exministro socialista José Antonio Alonso. EFE/EFE/Esteban CoboFoto de Archivo del exministro socialista José Antonio Alonso. EFE/EFE/Esteban Cobo

 

Nacido en León en 1960 y amigo personal de José Luis Rodríguez Zapatero, se incorporó a su gobierno como ministro del Interior cuando llegó al poder en 2004 y, posteriormente, se encargó de la cartera de Defensa en 2006.

En la siguiente legislatura fue designado portavoz del Grupo Socialista en el Congreso hasta su renuncia en diciembre de 2012 para reincorporarse a la carrera judicial como magistrado de lo penal de la Audiencia Provincial de Madrid.

Licenciado en Derecho por la Universidad de León (1982), ingresó dos años más tarde por oposición en la carrera judicial, convirtiéndose en uno de los jueces más jóvenes del país. Ejerció en Torrelavega y Santoña (Cantabria) y fue juez de distrito en Pamplona (Navarra).

En 1988 ascendió a la categoría de Magistrado con destino en Las Palmas de Gran Canaria y en 1989 fue trasladado a la sección de lo Penal de la Audiencia Provincial de Madrid, ciudad en la que centró la mayor parte de su carrera profesional.

Alonso había sido también vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y portavoz de la asociación judicial Jueces por la Democracia. Entre 1994 y 1998 ejerció como portavoz de la asociación Jueces para la Democracia y en 2001 fue elegido vocal del CGPJ, a propuesta del PSOE.

En enero de 2004 fue elegido cabeza de lista del PSOE por León para las elecciones generales del 14 de marzo de ese año, en las que fue elegido diputado. Alonso renunció entonces como vocal del CGPJ para asumir la cartera de Interior en el Gobierno de Zapatero.

Al frente del Ministerio de Interior cosechó importantes éxitos en la lucha antiterrorista, como la detención en octubre de 2004 en Francia de los etarras Mikel Albisu, “Mikel Antza”, y de su compañera y lugarteniente Soledad Iparragirre. Las detenciones se extendieron al terrorismo islamista. Durante su mandato ETA no se cobró ninguna víctima mortal.

En junio de 2011 estuvo unos días ingresado en un hospital madrileño tras sufrir un tipo muy específico de cefalea que le provocó déficits neurológicos y linfocitosis en líquido cefaloraquídeo, que inicialmente fue diagnosticado como un ictus. Los médicos informaron de que el proceso no le provocaría ningún tipo de secuela y su recuperación sería total.

El 20 de diciembre de 2012 comunicó a la dirección de su partido su decisión de abandonar la actividad política por razones personales y familiares. Abandonó el escaño en enero de 2013 para reincorporarse a la carrera judicial.

EFE/DOC

Etiquetado con: ,
Publicado en: Obituarios