El jesuita Jaime Garralda, fundador de Horizontes Abiertos

El padre jesuita Jaime Garralda Barretto, creador en 1978 de la ONG Horizontes Abiertos, luego Fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos-, a los 96 años en Alcalá de Henares (Madrid).
El jesuita Jaime Garralda (2012). EFE/Archivo/Chema MoyaEl jesuita Jaime Garralda (2012). EFE/Archivo/Chema Moya

JAIME GARRALDA BARRETTO (El Escorial, Madrid, 1921), fue fundador de una ONG pionera en dar a conocer la vida carcelaria y sus problemas, transformada luego en la Fundación Padre-Garralda-Horizontes Abiertos, de la que fue su presidente de honor desde 2003.
El capellán de las prisiones de Carabanchel y Alcalá de Henares ingresó en la Compañía de Jesús en 1945. Durante su etapa como estudiante de Teología en Granada, se dedicó a la pastoral social con los gitanos de Albolote, Atarfe y Pinos Puente.
Tras haber celebrado su primera misa en 1956, le fue asignada como primera labor sacerdotal el “Hogar del Empleado” en Madrid, plataforma de acogida para niños adolescentes.
Posteriormente estuvo destinado en Centroamérica, con base en Panamá (1964-1966), donde se encargó del “Movimento Familiar” y recibió la Orden Amador Guerrero en grado de comendador.
A su vuelta a España, vivió en el poblado chabolista de Palomeras (Madrid) con drogadictos y marginados (1966-1981); fue delegado diocesano de Universidad y Juventud de la diócesis madrileña (1970-1976) y de Pastoral Penitenciaria (1996-1999); y desde 1978 vivió entregado a la lucha contra la marginación de los reclusos y exreclusos, y en favor de su reinserción social desde la ONG Horizontes Abiertos.
Ésta se transformó en 1990 en la Fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos, con implantación en toda España, Sudamérica y Japón, y desde la cual el religioso efectuó en diversos programas de ayuda, entre ellos, dentro de la cárcel, hogares de acogida para que los presos disfruten de sus permisos penitenciarios o la unidad donde estudian y trabajan.
Presidió esta Fundación hasta marzo de 2003, cuando le sucedió María Matos González y él que pasó a ocupar su presidencia de honor.
Fue impulsor de la Confederación de Federaciones y Asociaciones de Viudas (CONFAV), entidad que engloba más de 400 comunidades en toda España.
Su labor ha sido reconocida con la Medalla al Mérito Penitenciario (1992), la Cruz del Orden Civil de la Solidaridad Social (1999), la Cruz Blanca del Plan Nacional de Drogas (2000) y la Medalla al Mérito Social (2003), la Medalla de la Comunidad de Madrid (2005), la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (2011) o la Medalla de honor de la Ciudad de Madrid (2012).EFE/Doc

Etiquetado con: ,
Publicado en: Obituarios