Javier Fernández, un socialista tranquilo para calmar las aguas del PSOE

El presidente del Principado, Javier Fernández, atiende a los medios en 2015. EFE/Archivo/José Luis CereijidoEl presidente del Principado, Javier Fernández, atiende a los medios en 2015. EFE/Archivo/José Luis Cereijido

Ahora, tras ser nombrado presidente de la gestora que va a conducir los pasos del PSOE hasta que haya una nueva dirección una vez que Pedro Sánchez ha presentado su dimisión, se enfrenta a una de sus misiones más difíciles en su dilatada trayectoria política.
Presidente del Principado de Asturias desde 2012 y secretario general del Federación Socialista de Asturias-PSOE, Javier Fernández nació en Mieres (Asturias) el 7 de enero de 1948, en una familia de larga tradición socialista.
Su padre fue internado en un campo de concentración y su abuelo fusilado. Además, es sobrino nieto de Manuel Llaneza, el fundador del sindicato minero SOMA en Asturias.
Casado y padre de una hija, es ingeniero superior de Minas y funcionario del Cuerpo de Ingenieros del Ministerio de Industria. Inició su actividad política en la Federación Socialista de Asturias, donde milita desde de 1985 y en la que ha desempeñado diferentes cargos.
Entre 1991 y 1995, fue director general de Minería y Energía del Principado de Asturias, y en las elecciones generales de 1996 se presentó en la lista socialista por Asturias y fue elegido diputado en la VI Legislatura.
Permaneció en el escaño hasta su renuncia en 1999 cuando entró en el Gobierno asturiano como consejero de Industria, Comercio y Turismo en el Gobierno asturiano, presidido por Vicente Álvarez Areces, en el que se mantuvo hasta 2001.
Elegido diputado autonómico en los comicios de mayo de 2003, en julio de ese mismo año se incorporó además al Senado en representación del Parlamento asturiano, escaño que renovó en 2007.
Fernández fue candidato a la presidencia del Principado por su formación el 22 de mayo de 2011 tras el anuncio hecho por el presidente Vicente Álvarez Areces de no optar a la reelección, elecciones en la que los socialistas se vieron relegados como tercera fuerza y Fernando Álvarez Cascos fue elegido como presidente asturiano.
A finales de enero de 2012, tras la negativa de la oposición a aprobar los presupuestos para el 2012, Cascos disolvió el parlamento y convocó elecciones.
Los socialistas fueron esta vez la formación más votada, con 17 diputados, pero sin mayoría absoluta. Las negociaciones posteriores entre las distintas opciones dieron como resultado el apoyo de IU y de UPyD a su candidatura a la Presidencia del Principado.
El 23 de mayo Fernández fue investido presidente del Principado de Asturias con el apoyo de los 17 diputados del PSOE, los 5 de IU y el único parlamentario de UPyD, frente a la abstención de los 22 parlamentarios del Foro y del PP.
En las elecciones de mayo de 2015 el PSOE logró una mayoría simple y tras los acuerdos alcanzados, el 21 de julio fue reelegido presidente del Gobierno asturiano con los 19 votos del PSOE e IU, y gracias a la abstención de Podemos.

Publicado en: Protagonistas