Jack Ma el hombre detrás de AliBaba

Jack Ma, fundador en 1999 del gigante del comercio electrónico chino AliBaba, será el gran protagonista de la salida a bolsa de su empresa que puede convertirse en la mayor de la historia.
Jack Ma durante una rueda de prensa en Hong Kong (China) en noviembre de 2007. EFE/Paul Hilton Jack Ma durante una rueda de prensa en Hong Kong (China) en noviembre de 2007. EFE/Paul Hilton

AliBaba es la mayor empresa de comercio electrónico de China con 11.300 millones de transacciones por valor de 250.000 millones de dólares en 2013, una cantidad que supera la suma de sus competidores, Amazon y eBay y un volumen de negocios que supone un 2 por ciento del PIB de China.

Además, el setenta por ciento de los envíos de paquetes de China corresponden a ventas de Alibaba, en un país donde más de la mitad de las ventas se realizan fuera de Internet. Con seiscientos millones de internautas, cifra que crece cada día, China reemplazará en un futuro inmediato a Estados Unidos como el mayor mercado electrónico del mundo.

La persona que pone cara a este gigante se llama Jack Ma, Ma Yun en chino. Nacido en 1964, este profesor de inglés heredó su don de gentes y su facilidad para la comunicación de sus padres, intérpretes de “ping tan” un arte tradicional de contar historias con música.

Esa carismática capacidad de oratoria y su manera de entender los negocios como una manifestación de su propia filosofía de vida, le han convertido en el emprendedor más famoso de China, tan popular e influyente como Steve Jobs o Bill Gates en el resto del mundo.

Ma conoció de primera mano las posibilidades de Internet en un viaje a Estados Unidos en 1994 cuando trabajaba como traductor. Su primera empresa fue China Yellow Pages, una versión en chino de la guía telefónica, creada en 1995 cuatro años antes de dar a luz a la empresa que le haría milmillonario y el hombre más rico de su país.

Tras 14 años al frente del grupo AliBaba, en mayo de 2013 se retiró de la primera línea para dar el relevo a directivos más jóvenes, aunque Ma sigue siendo su presidente ejecutivo y participa, con gran influencia, en todas las decisiones importantes.

Pero su exitosa trayectoria profesional y su consolidación como uno de los hombres más poderosos de la nueva China tienen también su cruz en una personalidad que, para algunos críticos, es una mezcla de despotismo y de exceso de autoconfianza en sus posibilidades de cambiar el mundo.

Otro tema polémico es su relación con el gobierno chino y el respeto a las libertades civiles en su país. Mientras por una parte asegura que Internet hará de China un país más abierto y transparente, por otra colabora con las autoridades chinas en el control de la información en Internet.

Y eso a pesar de mantener en público que Alibaba “debería estar enamorado del Gobierno y nunca casado con él” y de haberse negado repetidamente a establecer negocios con el Estado.

Publicado en: Protagonistas