La izquierda en su último intento para pactar

La izquierda trata de evitar nuevas elecciones buscando un pacto. Compromís ha presentado una propuesta donde las dos principales partes, PSOE y Podemos, chocan en lo territorial y en la fórmula para gobernar.
El líder del PSOE  Pedro Sánchez (i), junto a los representantes de Compromís, la portavoz y vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra El líder del PSOE Pedro Sánchez (i), junto a los representantes de Compromís, la portavoz y vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra (c), y el diputado Joan Baldoví (d)en una reunión mantenida el 3 de febrero de 2016. EFE/Archivo/Kiko Huesca

María López

Compromís, que gobierna en coalición junto al PSOE en la Comunidad Valenciana,  ha presentado a los distintos grupos 30 medidas para un “acuerdo de mínimos” que posibilite una coalición de izquierdas en el Ejecutivo.

El PSOE ha aceptado el grueso de la propuesta programática pero ofrece un gobierno monocolor presidido por su líder, Pedro Sánchez, con presencia de independientes, presupuestos pactados por las fuerzas de izquierda y someterse en 2018 a una moción de confianza.

Sin embargo, Podemos y el PSOE chocan en dos aspectos. El más relevante el de la forma de Gobierno, donde Podemos ha dicho una y otra vez que sólo dirá sí a una coalición de la que formen parte. Los de Pablo Iglesias sostienen que tienen que estar justamente representados pues sólo 300.000 votos les separan del PSOE.

También Compromís  ha criticado la contraoferta del PSOE en este sentido, pues consideran que no se puede gobernar con 90 diputados.  Según Mónica Oltra, deben dejar de enredar, “¿Queremos un gobierno que ponga en marcha estas medidas o queremos ir a elecciones? Esa es la margarita que tienen que deshojar”, insiste Oltra.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias ha defendido la propuesta de Compromís pero ha rechazado la contraoferta del PSOE.

El otro conflicto es el territorial. Compromís no incluye en su documento el referéndum de autodeterminación y habla en cambio de federalismo (la propuesta del PSOE).

La materia es relevante más allá de la línea roja de Podemos porque la viabilidad de un Gobierno de PSOE, Podemos y sus confluencias, Izquierda Unida y Compromís, que suman en conjunto 161 escaños, depende del sí del PNV (6 diputados) y la abstención de los nacionalistas catalanes (ERC, 9 diputados y Democracia y Libertad, 8).

La abstención de Ciudadanos, 40 diputados, está prácticamente descartada. El partido de Albert Rivera ha mostrado ya su rechazo a la propuesta y ha dicho que de firmarse pasará a la oposición.

Pese a que Compromís buscaba con su propuesta romper el bloqueo político, son muchos los elementos que complican las negociaciones. Si no hay acuerdo el próximo 2 de mayo se disolverán las cortes y se convocarán elecciones. Además, el pacto hoy presentado influirá en las posiciones de los distintos partidos en caso de campaña electoral. EFE

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Sin categoría