El conflicto bélico en Israel y Gaza, una batalla de cohetes

Más allá de los habituales bombardeos, el campo de batalla de Israel y Gaza se desarrolla en el aire, donde cohetes palestinos con cada vez mayor potencia y alcance compiten con las baterías antimisiles israelíes cada vez más efectivas.
Milicias palestinas de las 'Brigadas de Azedín Al Kasem', brazo armado de Hamas.EFE/ArchivoMilicias palestinas de las "Brigadas de Azedín Al Kasem", brazo armado de Hamas.EFE/Archivo

Daniela Brik

El movimiento islamista Hamás y otras facciones armadas como la Yihad Islámica se vanaglorian de mantener en jaque a buena parte de la población israelí con cohetes capaces de alcanzar Tel Aviv, pero también Jerusalén y localidades situadas a más de 100 kilómetros de distancia de Gaza.
Israel mantiene desplegadas en diversos puntos del país siete baterías del sistema “Cúpula de Hierro”, que hasta el momento ha alcanzado un 90 por ciento de éxito en la interceptación de proyectiles dirigidos a áreas pobladas, recoge el diario local “Haaretz”.
Según la publicación, este sistema desarrollado junto con Estados Unidos, ha impedido que se hayan producido bajas del lado israelí.
“Cúpula de Oro”, así titulaba a toda página el popular rotativo israelí “Yediot Aharonot” al describir el dispositivo que ha sido mejorado desde la última ofensiva en 2012, a fin de lograr derribar con mayor precisión diferentes tipos de cohetes y dar respuesta a andanadas disparadas en poco tiempo, como las lanzadas en los últimos días.
Las imágenes de cohetes y misiles surcando el cielo dejando a su paso estelas blancas durante el día, puntos de luz en la oscuridad de la noche que explotan al ser interceptados, y la salida de los cañones de los misiles dirigidos, colman los informativos locales estos días.
Un cuerpo a cuerpo que tiene como escenario una dimensión ajena a lo terrenal.
Fuentes castrenses israelíes cifran hasta el pasado 10 de julio en unos 360 los cohetes de distinto alcance disparados desde Gaza desde el inicio de la ofensiva “Margen Protector”, de los cuales 255 impactaron en Israel y unos de 70 fueron interceptados por las baterías del sistema “Cúpula de Hierro”.
A una de ellas, destinadas en principio a defender poblaciones situadas en el radio de cohetes de corto (hasta 20 kilómetros) y medio alcance (hasta 45 kilómetros), se ha sumado recientemente la ayuda del dispositivo aún bajo prueba conocido como “Varita Mágica”
El cometido de este último es interceptar misiles con alcance de hasta 100 o 200 kilómetros.
Hamás, la Yihad Islámica y otras facciones menores en Gaza disponen según fuentes militares israelíes de un arsenal que incluye desde los rústicos proyectiles de mortero de escasa carga y precisión, a cohetes de 122 milímetros tipo Grad, que pueden alcanzar hasta 20 kilómetros.
Y ahora también cohetes de largo alcance clase M-302, manufacturados en Siria, con un alcance de entre 90 a 160 kilómetros, que recientemente habrían llegado a las ciudades israelíes de Hedera o Zihron Yaakov, a 110 y 120 kilómetros de Gaza, respectivamente.
Entre el arsenal en poder de Hamás, según Israel, figuran igualmente varias decenas de cohetes iraníes Fajr-5, y el grupo islamista ha desarrollado una versión local denominada M-75.
De 333 milímetros, estos proyectiles pueden alcanzar fácilmente el centro de Israel y tres de ellos llegaron a población de Dimona, 80 kilómetros al sureste de Gaza, que alberga un reactor nuclear.
En un comunicado el Ejercito israelí asegura que los grupos armados en la Franja cuentan con un arsenal de alrededor de 10.000 cohetes, de los cuales Hamás dispone de 6.000 y la Yihad 5.500.
En marzo pasado, la Marina israelí interceptó en aguas del Mar Rojo a 1.500 kilómetros de su costa un navío que portaba decenas de misiles M-302, cargamento que Israel atribuyó a Irán y aseguró que tenían como destino las milicias en Gaza. EFE

 

Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.com

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis