Israel busca la Gaza subterránea antes de que llegue el alto el fuego

El Ejército israelí ha entrado en una carrera contrarreloj para destruir los túneles del movimiento islamista Hamás en Gaza, sobre todo los de carácter ofensivo, antes de que la diplomacia internacional cierre el actual enfrentamiento armado.
Un soldado israelí atraviesa un túnel cerca de Kissufum, en la frontera con Gaza. EFE/ArchivoUn soldado israelí atraviesa un túnel cerca de Kissufum, en la frontera con Gaza. EFE/Archivo

Elías L. Benarroch

Construidos desde hace años a lo largo y ancho de una franja de 360 kilómetros cuadrados, la infraestructura de túneles es “inimaginable”, a decir de un alto oficial consultado por Efe.
“En Gaza hay una ciudad subterránea, kilómetros y kilómetros de túneles interconectados y con distintos propósitos”, explicó.
Los expertos militares los han clasificado en categorías: los “económicos”, de los que llegó a haber hasta 2.000 y servían para un comercio que burlaba el bloqueo israelí a la franja; y los “de huida”, en los que los líderes islamistas suelen refugiarse.
Están también los “de ataque”, que cruzan a territorio israelí y se han convertido en el nuevo “talón de Aquiles” de Israel.
Desde que comenzó su ofensiva terrestre en Gaza, Israel ha encontrado hasta 36 bocas de 15 túneles distintos que conducían a su territorio.
Israel descubrió hace ya años el peligro de estas perforaciones, pero todas las alarmas saltaron cuando en octubre de 2013 sus fuerzas descubrieron una de 2,5 kilómetros de largo que iba desde la localidad de Absan A-Zariz al kibutz Ein Hasheloshá.
Un experto militar estimó entonces que entre 600 y 800 toneladas de hormigón y hierro habían sido empleadas en sus paredes, tratando de justificar así el que Israel se negase a permitir el ingreso de materiales de construcción en la franja durante años.
Los vídeos colgados en internet por Hamás muestran corredores de una firme construcción de hormigón, iluminados y con el tamaño suficiente para permitir el cómodo y rápido desplazamiento de fuerzas armadas.
El Ejército israelí dice haber encontrado bocas de entrada en el interior de viviendas palestinas en zonas limítrofes, y con salidas que no siempre terminan de cavar para evitar que robots y patrullas los detecten.
Al igual que desarrolló el sistema “Cúpula de hierro” hace unos años cuando veía que la amenaza de los cohetes comenzaba a hacerse insoportable, Israel ha probado todo tipo de ideas para luchar contra el fenómeno de los túneles, hasta ahora sin ningún éxito.
La última planteada es construir bajo los 70 kilómetros de frontera, y a 25 metros de profundidad, un gran túnel dotado de sensores de gran sensibilidad que alerten de cualquier actividad subterránea.
Tampoco puede resolver Israel el entramado de túneles dentro de la franja, que sirve a los milicianos para moverse de un lugar a otro sin ser atacados desde el aire, trasladar armamento, recargar lanzaderas y abastecerse.
“Hay cientos de ellos, todos interconectados. Es como un metro”, , dijo a EFE una fuente militar que pidió el anonimato.
“Lo que los soldados están haciendo ahora es destruir esos túneles. Hamás no muestra voluntad de querer aceptar un alto el fuego, así que seguiremos haciéndolo mientras podamos”, ha afirmado ministra de Justicia israelí, Tzipi Livni. EFE

Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.com

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis     Sin categoría