Irma, el huracán más intenso jamás registrado en el Atlántico

El huracán Irma es ya el más fuerte jamás registrado en el Atlántico, dado que ha sostenido como ningún otro vientos de casi 300 kilómetros por hora y generado más energía que los ocho ciclones que han afectado previamente la misma zona, según la Organización Mundial de la Meteorología (OMM).
Imagen de satélite del huracán 'Wilma', en 2005, que también alcanzó la categoría 5. Foto/Efe-ArchivoImagen de satélite del huracán "Wilma", en 2005, que también alcanzó la categoría 5. Foto/Efe-Archivo

El poderoso huracán Irma ha dejado ya al menos 15 muertes en el Caribe, entre ellas ocho en la isla francesa de San Martín, tres en Puerto Rico y una en Barbuda, isla que además quedó arrasada.
“Irma es el más fuerte huracán registrado en el Atlántico hasta la fecha”, afirmó en rueda de prensa Clare Nullis, portavoz de la OMM.
Rebajado a categoría 4 después de haber sido durante varios días un ciclón de categoría 5, la máxima, y de haber devastado a su paso varias islas del Caribe, Irma ha batido todos los récords, entre ellos el de intensidad, al mantener por más tiempo que ningún otro vientos de casi 300 kilómetros por hora.
Concretamente, sostuvo durante 37 horas vientos de 297 km/h, batiendo así el récord del huracán Haiyan, que devastó Filipinas en noviembre de 2013 y mantuvo vientos a esa velocidad durante 24 horas.
Asimismo, Irma ha superado todos los récords en cuenta a energía acumulada, dado que ha generado en siete días más energía que la que crearon los ocho ciclones precedentes en el Atlántico, incluido el Harvey que devastó Texas el mes pasado.
Consultada Nullis sobre la influencia del cambio climático en los huracanes, explicó que, según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, el calentamiento global no incrementará por sí mismo la frecuencia de los huracanes, pero sí que aumentará su fuerza.
Los estudios muestran que la acción de los huracanes en un ambiente más caliente hará que sean más intensos, es decir habrá más huracanes de categoría cuatro y cinco en el siglo XXI de los que hubo en el siglo XX.
Además, el aumento del nivel del mal atribuible al cambio climático genera unas condiciones que exacerban la creación de huracanes, por lo que este aspecto puede ayudar a la aparición de más ciclones.
En lo que va de año se han formado once tormentas tropicales, de las cuales seis se convirtieron en huracanes.
La primera tormenta tropical de 2017 fue Arlene, que se formó en abril pasado en mitad del Atlántico, más de un mes antes del comienzo de la temporada.
A esta siguieron Bret, Cindy, Don, Emily y Franklin, que se convirtió en el primer huracán de la temporada; luego, Gert, el segundo huracán; Harvey, que alcanzó la categoría 4; Irma, categoría 5, la máxima; y José y Katia, por ahora ciclones de categoría 1. EFE