Irlanda del Norte, dividida por dos modelos económicos

Los partidos norirlandeses y los gobiernos británico e irlandés buscan un acuerdo sobre asuntos que afectan al proceso de paz, paralizado, en parte, por las diferencias que mantienen en materia económica.
El primer ministro británico, David Cameron (d), el primer ministro de Irlanda del Norte, Peter Robinson (c), y el viceprimer ministro de Irlanda delEl primer ministro británico, David Cameron (d), el primer ministro de Irlanda del Norte, Peter Robinson (c), y el viceprimer ministro de Irlanda del Norte, Martin McGuinness (i), ante el castillo de Stormont, al este de Belfast, Irlanda del Norte, en 2012. EFE/Archivo/Paul Mcerlane

Javier Aja

Los partidos norirlandeses y los gobiernos británico e irlandés buscan un acuerdo sobre asuntos que afectan al proceso de paz, paralizado, en parte, por las diferencias que mantienen en materia económica.

El mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), defensor de la permanencia de Irlanda del Norte en el Reino Unido, y el Sinn Féin, antiguo brazo político del IRA y principal representante de la comunidad católica-nacionalista, coinciden en que Londres debe dar más dinero al ejecutivo autónomo de Belfast.

Ambas formaciones insisten en que la provincia británica es un caso especial, pues aún trata de dejar atrás un conflicto armado que causó hasta 1998 más de 3.500 muertos y, en consecuencia, el Gobierno central debería atender a las necesidades de una sociedad que trata, con muchos altibajos, de reconciliarse.

El DUP, conservador y apegado a la fe protestante, y el izquierdista Sinn Féin, partidario de la unificación de Irlanda, coinciden en la necesidad de más dinero pero chocan cuando toca decidir cómo y en qué gastarlo, y esto socava la posibilidad de acuerdo en cuestiones más directamente relacionadas con el proceso de paz.

En el centro de sus diferencias se sitúa la adopción de una política presupuestaria común y la reforma del sistema de bienestar social, clave para una de la regiones más desfavorecidas y con más desempleo del Reino Unido, según los nacionalistas.

Su enemigos le reprochan al Sinn Féin que defiende un modelo económico obsoleto, con más prestaciones sociales, cuya supervivencia mantendría a un sector de su población dependiente del Estado.

Por su parte, el DUP aboga por una reforma del sector público y propone “modernizar” la economía.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

 

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Análisis     Sin categoría