IRAN SANCIONES

Irán se prepara para las sanciones de EEUU con una economía en quiebra

Irán se prepara para el golpe que van a suponer a su ya maltrecha economía las sanciones estadounidenses, que se aplican a partir deL 7 de agosto al comercio de oro y ciertos metales y a la industria automovilística, entre otros sectores.
Un grupo de trabajadores se fotografía delante  de un nuevo avión Airbus de las líneas aéreas de Irán. Airbus es una de las compañías europeas Un grupo de trabajadores se fotografía delante de un nuevo avión Airbus de las líneas aéreas de Irán. Airbus es una de las compañías europeas que sufrirán las sanciones de EEUU sobre Irán. EFE/Archivo

Los efectos de las sanciones ya se han hecho notar antes de su entrada en vigor, con un gran número de compañías extranjeras reduciendo o cerrando sus negocios en Irán y frenando la exportación de sus productos a este país.
Desde que en mayo pasado el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara la retirada de EEUU del acuerdo nuclear con Irán de 2015 y la reimposición de sanciones, la incertidumbre se ha apoderado de la economía iraní.
El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, ha subrayado que Irán superará “con dignidad” esta etapa, como ya hizo en otras épocas de sanciones, los temores a una nueva situación de aislamiento han llevado a una fuerte devaluación de la moneda nacional, que ha perdido dos tercios de su valor respecto al dólar en cuatro meses.
De hecho, la adquisición de dólares estadounidenses por parte del Gobierno iraní y la compra de deuda iraní quedan también prohibidas en esta primera tanda de sanciones, que será seguida por otra el próximo noviembre, que afectará al vital sector energético.
La Comisión Europea ha adoptado una serie de medidas para proteger a sus empresas de las sanciones extraterritoriales de EEUU, como el llamado “estatuto de bloqueo”, pero hasta ahora el resultado no es alentador.
Hasta el momento las más afectadas son las multinacionales, con grandes intereses en EEUU, como Total, Airbus, Peugeot o Siemens, siendo los fabricantes automovilísticos y aeronáuticos los primeros afectados por esta tanda de sanciones.
Peugeot ya ha anunciado la suspensión de sus actividades en Irán, mientras que Renault ha optado por reducir fuertemente el volumen de su producción. Entretanto, los trabajadores expatriados de las dos empresas han empezado a abandonar el país.
En cuanto a los acuerdos para la compra de aviones, firmados por las aerolíneas iraníes con los fabricantes Airbus, ATR y Boeing, están en el aire o cancelados, en el caso de la compañía estadounidense.
Airbus todavía no ha entregado a Iran Air 97 del centenar de aviones comprometidos, mientras que ATR envío “in extremis” cinco aparatos, ya que Washington ha revocado la licencia de exportación que necesitaban debido al uso de piezas estadounidenses.
Para muchos, la única solución pasa por llegar a un nuevo acuerdo con EEUU. Trump se ha mostrado abierto a negociar pero, como aseveró el gobierno persa, Irán no confía en esas propuestas de “propaganda”. EFE

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: Documentos