La insalubridad del ambiente provoca anualmente 12,6 millones de decesos

La insalubridad del ambiente, como la polución del aire, del suelo y del agua, y la exposición a substancias químicas o a los rayos ultravioletas, provocan anualmente 12,6 millones de decesos, según un estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Vista de la contaminación de Madrid a primeras horas de la mañana desde el barrio madrileño de Aravaca. Efe-Archivo/Juan Carlos HidalgoVista de la contaminación de Madrid a primeras horas de la mañana desde el barrio madrileño de Aravaca. Efe-Archivo/Juan Carlos Hidalgo

El informe, titulado “Prevenir enfermedades a través de ambientes saludables: un estudio mundial del peso de las enfermedades ligadas a riesgos medioambientales”, pretende poner énfasis en el hecho de que centenas de miles de muertes podrían ser evitadas cada año.
La conclusión principal del informe es que un 23% de la mortalidad mundial se puede atribuir a causas ambientales: 12,6 millones de decesos, la mayoría de los cuales podría evitarse.
De esos 12,6 millones, 8,2 millones de personas mueren anualmente de causas relacionadas con la contaminación del aire (interior y exterior), incluido el tabaquismo pasivo.
Un pobre acceso al agua potable y al saneamiento; la contaminación con químicos y agentes biológicos depositados en el suelo; y el cambio climático entre muchos otros, provocan el resto de fallecimientos ligados a la insalubridad del ambiente.
Con respecto a las enfermedades concretas que provocan las muertes ligadas al medioambiente, la OMS estima que 2,5 millones de personas mueren anualmente de accidentes vasculares cerebrales; otros 2,3 fallecen por cardiopatías isquémicas; y 1,7 millones perecen por traumatismos no intencionados como accidentes de circulación.
Por regiones, el sudeste asiático y el Pacífico occidental son las zonas más afectadas por los riesgos medioambientales, dado que conjuntamente acumulan 7,3 millones de decesos, la mayoría de ellos atribuibles a la polución del aire interior y exterior.
Algunas de las estrategias apuntadas por la OMS para luchar contra la insalubridad del ambiente pasan por reducir el uso de combustibles sólidos en la cocción de alimentos, el alumbrado y la calefacción interior.
Asimismo, el acceso al agua potable o la reducción de la polución ambiental con la disminución de la contaminación procedente de los vehículos privados, son otras estrategias recomendadas por la OMS.Efe/Doc

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Documentos