Inquietud empresarial ante el aumento de la tensión política en Cataluña

El aumento de la tensión política en relación con Cataluña tras el 1-O ha disparado la preocupación empresarial por la incertidumbre que genera una eventual declaración unilateral de independencia y las consecuencias que acarrearía.
Logotipo del Banco Sabadell, en una de sus sedes de Madrid. Foto-Archivo/EfeLogotipo del Banco Sabadell, en una de sus sedes de Madrid. Foto-Archivo/Efe

Aunque las grandes empresas con sede en Cataluña son reticentes a hablar en público sobre la dinámica política, fuentes empresariales admiten en privado su profunda preocupación, en especial, por la falta de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat pese a la magnitud de la crisis.
A pesar de que las grandes compañías no conciben aún como un escenario real la posibilidad de una Cataluña independiente, la mera posibilidad de que el Parlamento catalán declare la independencia de forma unilateral genera inquietud por los efectos económicos que podría tener para la economía española y sobre su negocio.
Si bien el Banco Sabadell, el quinto de España por activos, ha decidido en una cita extraordinaria de su consejo de administración el traslado de su sede social de Barcelona a Alicante, Caixabank tomará las “decisiones necesarias, en el momento oportuno, siempre con el objetivo de hacer prevalecer los intereses de los clientes, accionistas y empleados”, según informaron a Efe fuentes de la entidad bancaria.
En estos días otras empresas han optado por cambiar la sede social y, así, la operadora de telecomunicaciones Eurona Wireless ha acordado trasladar su sede de Barcelona a Madrid, lo mismo que la biotecnológica Oryzon Genomics, que dos días después del 1-O anunció el cambio de domicilio de Cornellá de Llobregat (Barcelona) a la capital de España, concretamente a Rivas-Vaciamadrid.
Por otra parte, una multinacional como Nestlé, que tiene la sede española en Barcelona, ha asegurado, preguntada por el conflicto abierto en Cataluña y la eventualidad de una declaración de independencia, que su prioridad “es mantener las operaciones y servir a clientes y consumidores, preservando los 5.000 puestos de trabajo”.
Fuentes de la compañía han apuntado que Nestlé “no anticipa decisiones condicionadas al contexto y en ningún caso opina sobre temas políticos”.
En cuanto al sector automovilístico, fuentes de Seat han señalado que “la compañía solo quiere estabilidad política para seguir invirtiendo y creando empleo”.
En el caso de los bancos, permanecer en la zona euro haría posible seguir operando con normalidad y garantizar los intereses de sus accionistas, clientes y empleados dentro de cualquier escenario.
El Gobierno español, que prevé un decreto ley para permitir a las empresas acordar el cambio de sede social sin someter esa decisión a la junta de accionistas,  y la Comisión Europea han reiterado públicamente que si una región se separa de un país miembro inmediatamente quedará fuera de la Unión Europea. EFE

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Documentos