El inicio de una nueva era para la Mujer, la Ciencia y las Tecnologías de la información

El pasado mes de noviembre se celebraron el Día de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo (día 10), el Día Internacional de la Mujer Emprendedora (19) y el Día de la No Violencia contra la Mujer (25), todos ellos hitos relevantes para quienes estamos comprometidas con el tema de "Género, Ciencia y Tecnología".
Yanire Braña, directora y fundadora de la Red Internacional de Mujer, Emprendimiento y Tecnología (MET).Yanire Braña, directora y fundadora de la Red Internacional de Mujer, Emprendimiento y Tecnología (MET).

Yanire Braña, directora y fundadora de MET (Red Internacional de Mujer, Emprendimiento y Tecnología)

 

El Día de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo nos recuerda la importancia del uso responsable de la ciencia para el beneficio de las sociedades, en particular, para la erradicación de la pobreza y para cubrir la brecha entre ciencia y sociedad. Los retos a los que nos enfrentamos son cada vez más complejos y exigen soluciones globales e inclusivas. A través de la ciencia y la tecnología se puede proveer de fuentes de energías limpias y renovables, también mejorar la salud y educación y gestionar el cambio climático. El desarrollo y avance en la ciencia y tecnología requiere que las mujeres se integren en el sistema económico y social a través del uso y adopción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

La promoción de las ciencias entre las mujeres y las niñas es necesaria para que podamos tener una nueva generación de líderes responsables e innovadoras; y la realidad nos muestra que todavía queda un largo camino por recorrer en el ámbito del género, la ciencia y las tecnologías.

Para conocer los referentes, avances y logros en esos ámbitos debemos remontarnos a la historia reciente. Mujeres excepcionales con historias inspiradoras como Marie Curie (1867-1934), Dorothy Hodgkin (1910-1994) o Barbara McClintock (1902-1992) fueron ganadoras de premios Nobel en la modalidad de Física, Química y Medicina. Todas estas mujeres tuvieron algo en común: fueron valientes y rompieron estereotipos para poder estudiar en universidades de manera incluso clandestina o bien renunciaron a una vida personal solo por el hecho de ser mujer y tener ambiciones profesionales en el ámbito de la ciencia. En el caso de Bárbara, su madre se oponía a que sus hijas recibieran una educación superior, al considerar que eso perjudicaba sus opciones de contraer matrimonio. Otro caso fue Susan Jocelyn Bell (1943), astrofísica norirlandesa que descubrió la primera radioseñal de un púlsar junto a su tutor de tesis, Antony Hewish, pero fue excluida del Nobel.

El Día Internacional de la Mujer Emprendedora nos recuerda que el emprendimiento femenino es de suma importancia para las economías. Sin embargo, un elevado número de mujeres están atrapadas en la economía informal o sumergida, donde perciben bajos salarios y carecen de protección social. Muchos países de Latinoamérica, como Chile o Colombia, muestran un entorno muy favorable y eso explica que el emprendimiento femenino haya crecido un 25 % en el último año. Colombia registra el crecimiento más significativo en Latinoamérica y el Caribe. Este escenario tan positivo ha hecho que muchas mujeres empiecen a sentirse atraídas por sectores menos tradicionales como las tecnologías o las energías renovables.

En este contexto, tuve la fortuna de participar recientemente en ForoMET, junto a más de 500 mujeres colombianas, con motivo del Día de la Mujer Emprendedora. En este espacio de intercambio de experiencias se puso de manifiesto cómo la economía verde, las tecnologías y la movilidad geográfica permiten a las mujeres responder desde la ciencia a los problemas globales.

El emprendimiento femenino en el área de ciencia y tecnología es vital para mejorar nuestra calidad de vida, pues ofrece alternativas a la escasez de recursos, al cambio climático, a la proliferación de nuevas enfermedades y a la falta de una visión global compartida, que siguen siendo retos globales sin superar.

El Día de la No Violencia contra la Mujer ha sido el que más impacto ha tenido en los medios de comunicación. Muchos de los que trabajamos en el campo de las ciencias y las tecnologías nos preguntamos por qué ahora se habla tanto de la violencia contra la mujer y menos sobre la importancia de una economía inclusiva e innovadora.

Es difícil hablar de empoderamiento económico si no se respetan, primero, los derechos más básicos. Pero al mismo tiempo, la capacitación, las mentorías y otras acciones orientadas a lograr las mejoras profesionales y económicas a las que aspiran las mujeres también ayudan a reducir los execrables casos de violencia y acoso sexual.

Artistas, políticos, profesionales o productores de Hollywood tan influyentes como Harvey Weinsten han sido denunciados por mujeres que los acusan de abusos, y con ello han protagonizado grandes escándalos. Campañas como #Metoo o #Heforshe están teniendo un éxito sin precedentes en las redes sociales, al mostrar esta realidad a una sociedad que hasta ahora parecía ignorar o normalizar el acoso sexual.

Según datos de las Naciones Unidas, el 19 % de las mujeres de entre 15 y 49 años reconocieron haber experimentado algún tipo de violencia física en 2016. La UE y organismos internacionales como la ONU están tomando conciencia de la verdadera magnitud de un problema hasta ahora oculto. Hoy ya nadie pone en duda que la violencia contra la mujer es la forma más extrema de discriminación y que esa violencia provoca en muchos casos la muerte.

Por ello, algunos hombres han optado por ser pioneros y reconocerse públicamente como feministas. Personalidades como el príncipe Harry, el actor Mark Ruffalo o Daniel Craig se han ganado muchos admiradores gracias a una marca personal inclusiva e innovadora. Solo el trabajo conjunto de hombres y mujeres que se atrevan a romper estereotipos puede abrir una nueva etapa donde se deje de hablar de la violencia contra la mujer para defender emprendimientos femeninos responsables e innovadores. Una nueva era donde la mujer sea un referente en el ámbito de la ciencia y la tecnología.

 

NOTA: Este artículo forma parte del servicio de firmas de la Agencia EFE al que contribuyen diversas personalidades, cuyos trabajos reflejan exclusivamente las opiniones y puntos de vista de sus autores.

Publicado en: Firmas

imagen

imagen