LATINOAMERICA GENTRIFICACION

Iniciativas públicas y privadas promueven la gentrificación en Latinoamérica

La elitización, como se prefiere nombrar en Latinoamérica la gentrificación, cuenta con claros ejemplos en Ciudad de México (México), Buenos Aires (Argentina), Santiago de Chile (Chile), Sao Paulo y Río de Janeiro (Brasil), donde la iniciativa pública y privada promueve la transformación de las ciudades.
El área de Puerto Madero, en Buenos Aires, es un ejemplo de la gentrificación en Latinoamérica. EFE/Almudena CalatravaEl área de Puerto Madero, en Buenos Aires, es un ejemplo de la gentrificación en Latinoamérica. EFE/Almudena Calatrava

Por Irene de Pablo

Las principales capitales de América Latina viven sus procesos de elitización, un término preferido a “gentrificación” debido a las específicas evoluciones históricas y económicas entre el viejo y el nuevo continente.

El factor diferenciador más claro entre Latinoamérica y Europa es que esa elitización es sobre todo un fenómeno promovido por las iniciativas públicas y privadas.

Los investigadores Michael Janoschka y Jorge Sequera subrayan que en América Latina han sido, y son, esos impulsos públicos y privados los que expulsan a sectores humildes de la población de ciertas áreas para hacerlas más atractivas a los futuros residentes con mayor poder adquisitivo. Luego, el turismo estimula y refuerza esa forma de actuar.

CIUDAD DE MÉXICO

En 1985 tuvo lugar el terremoto más severo de la historia reciente de México, que perjudicó a todo el país aunque más gravemente a la capital. Tras el sismo, se iniciaron varios proyectos de transformación urbana, especialmente en el centro histórico del anteriormente conocido como Distrito Federal.

En la elitización de Ciudad de México han jugado un papel imprescindible los empresarios, entre ellos el multimillonario Carlos Slim. Desde comienzos de siglo, el sector privado invirtió cerca de 400 millones de dólares en la restauración del centro histórico. La Fundación Centro Histórico, presidida por el magnate, adquirió y rehabilitó edificios en la zona, desarrollándola y haciéndola atractiva.

Junto con la iniciativa privada, las políticas municipales fomentaron algunas zonas del centro de la ciudad, como fue el caso del denominado “Bando 2”, que permitió la construcción de miles de viviendas en áreas anexas al centro que, finalmente, fueron ocupadas por las clases medias, revalorizando la zona.

Otro ejemplo de ese “ennoblecimiento” en Ciudad de México es el caso de la Colonia Condesa, que perdió gran parte de su población tras el terremoto, pero a partir de los noventa comenzó a albergar establecimientos comerciales y oficinas en edificios que antes habían sido ocupados por familias. Actualmente es un referente en la capital y muy conocida por su actividad comercial y gastronómica.

Desde 1990 hasta 2010, ha habido un incremento de 654.360 nuevos hogares en el área metropolitana, que se traduce en un aumento del 36,37%, según el Censo General de Población y Vivienda del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Además, entre 1990 y 2015, el área metropolitana de Ciudad de México ha ganado población de forma constante, con un aumento de 682.909 personas más, según este instituto.

Además, desde la década de los noventa del pasado siglo los distritos del centro en los que se construyeron más viviendas fueron Milpa Alta (+158,03%), Tláhuac (+131,80%) y Cuajimalpa de Morelos (104,27%), zonas en los que también se produjo el mayor crecimiento de población: Milpa Alta (con un incremento del 116,68% de su población), Tláhuac (con un 74,94% más) y Cuajimalpa de Morelos (con un 66,48% más).

Según la agencia inmboliaria Lamudi, Cuajimalpa de Morelos, con un coste medio de 1353,80 dólares de alquiler, y las áreas de Miguel Hidalgo (1284,52 dólares) y Álvaro Obregón (1177,90 dólares) constituyen los barrios más caros de la capital.

 

BUENOS AIRES

La capital de Argentina fue conformada desde un punto de vista estructural como una ciudad europea, donde los sectores de población de clase media y alta se localizaban en las áreas centrales, tal y como señala el experto en gentrificación el mexicano Luis Salinas.

Sin embargo, en la década de los 90, la ciudad mutó al modelo americano y se expandió, y se construyeron autopistas, centros de negocios, centros comerciales, supermercados y restaurantes.

Puerto Madero (Comuna 1) es el ejemplo de la elitización argentina. Debe su nombre a uno de las antiguas zonas portuarias del Río de la Plata, donde el Estado invirtió en un área deprimida de 130 hectáreas para reconvertirla en una parte más de la ciudad a partir de los noventa. El éxito de la promoción de este barrio, conformándolo como uno de los más atractivos de la ciudad, generó un impacto positivo también en los vecinos San Telmo (Comuna 1) y La Boca (Comuna 4), a los que a su vez encareció.

Las iniciativas públicas y privadas también transformaron el tradicional barrio de Palermo (Comuna 14), el de mayor extensión de la ciudad. Con las inversiones inmobiliarias y la llegada de comercios y restaurantes, el clásico y entrañable Palermo Viejo pasó a denominarse Palermo Soho y el Palermo Nuevo abrazó la industria del espectáculo y pasó a ser Palermo Hollywood.

La población en Buenos Aires aumentó en 114.013 personas (un 4,11%) entre 2001 y 2010. Las comunas que más vecinos ganaron fueron la Comuna 1 (con un 19,72% más de su población), seguida de la Comuna 8 (15,83% más) y la Comuna 7 (11,79% más).

Los alquileres más caros se encuentran en la ribera del Río de la Plata. En Palermo (Comuna 14) el precio del m² es de 7,30 dólares americanos y le siguen la Comuna 1 (San Telmo y Puerto Madero, preferentemente), con 6,76$/m² y la Comuna 13 (Belgrano, Ñúñez y Colegiales), con 6,74 $/m².

 

SANTIAGO DE CHILE

En la capital chilena la elitización se ha producido sobre todo por la inversión inmobiliaria bajo el control público y no por el estímulo de un tipo de población (artistas, bohemios y jóvenes alternativos) que transforma un área.

El reparto de subsidios habitacionales por la administración fomentó la inversión inmobiliaria en el área metropolitana. Desde la década de los años 90, la capital chilena ha experimentado un cambio físico del territorio por la edificación en altura, especialmente en la comuna Santiago, como pulmón de la inversión inmobiliaria.

A su vez, la periferia ha ido transformando su fisonomía. Centros comerciales y urbanizaciones (condominios) han atraído a población de clase alta y media.

Desde 2002 hasta 2017 la población en la capital chilena se ha incrementado un 17,35%, con 1.051.623 personas.

Los distritos que más han crecido han sido Lampa (con un 153,64% más de población), Santiago (con un 101,45% más) y Colina (con un 87,89% más). Sin embargo, los que más vecinos perdieron fueron San Ramón (que perdió un 12,65% de su población), Lo Espejo (12,41% menos) y La Granja (12,04% menos).

El alquiler más caro se encuentra en las comunas de Vitacura y Las Condes, en el que el m² cuesta 16,26 dólares americanos, seguidas por los distritos de Lo Barnechea y Providencia, con 14,91$/m². Por el contrario, las zonas más baratas para alquilar son Pedro Aguirre Cerda, con 3,16$/m²; así como Renca, con 6,78$/m² y La Granja, con 7,23$/m².

 

RIO DE JANEIRO Y SAO PAULO

La elitización en Brasil viene de la mano de políticas estatales e iniciativas privadas que priman zonas -expulsión de pobres, enajenación de inmuebles, etc.- para hacerlas atractivas tanto a turistas como a futuros inversores. Estas políticas de “embellecimiento” ciudadano quedaron expuestas en la prensa internacional con motivo de las obras en torno a los los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

El turismo en Brasil representa el 2,8% del PIB nacional y es el segundo destino de Latinoamérica elegido por los turistas internacionales después de México.

Tanto Sao Paulo como Río de Janeiro, las dos principales ciudades del país, no han dejado de ganar población desde 2000 hasta 2010. Según un estudio de la consultora Mercer, ambas capitales tienen los precios más elevados de América Latina, según los últimos datos correspondientes al ejercicio 2017.

Las zonas Oeste, Centro Sul y Centro de Sao Paulo son las más caras, en las que el alquiler promedio supera los 30$/m². La zona Oeste está poblada principalmente por familias de clase media-alta, mientras que las zonas centrales albergan el centro histórico y financiero.

Leste 2 (zona este), con las subprefecturas de Itaim Paulista, Guaianases, São Miguel Paulista y Cidade Tiradentes, es la región administrativa que más población ha perdido, con un decrecimiento del 28,46%, y la que cuenta con la renta per cápita más baja de la ciudad. El resto de distritos ha aumentado en población, especialmente la zona central, en la que el incremento supera el 10%.

En Río de Janeiro, la zona sur es la más cara de la ciudad, en la que el precio promedio de compra de un inmueble está en 4.241,87$/m². Este área es sobre todo el epicentro del turismo, con barrios como Copacabana, Botafogo e Ipanema. Luego, Barra de Tijuca (3.015$/m²) y la zona norte (3.066,72$/m²) son las otras zonas más caras de la capital, donde las “favelas”, las barriadas humildes, se extienden por doquier.

Las áreas que más población han ganado han sido Jacarepaguá (zona oeste), con un incremento del 19,98% de sus vecinos, así como Centro, con un crecimiento del 10,48%.

 

imagen

imagen