Inés Arrimadas, la primera mujer que gana unas elecciones en Cataluña

Hace diez años, ni siquiera vivía en Cataluña y votaba en blanco, "con la nariz tapada", e incluso confiesa que había llegado a coger la papeleta del Pacma. Hasta hace poco, Inés Arrimadas era una desconocida en la política, pero esta gaditana de 36 años ha sido la candidata más votada en unas elecciones que se han señalado como las más excepcionales de la historia en territorio catalán.
Ines Arrimadas. EFE/Archivo/Sergio BarrenecheaInes Arrimadas. EFE/Archivo/Sergio Barrenechea

 

Marta Vergoñós

 

Con formación en Derecho y Administración y Dirección de Empresas, esta andaluza se instaló en Barcelona en 2008 para trabajar en una consultoría. Fue dos años después cuando descubrió Ciudadanos de la mano de una compañera de trabajo. Y, casi de seguido, empezó su militancia.

En 2011, intervino por primera vez en el parlamento catalán, aún sin ser diputada. Desde el primer momento, Arrimadas ha combinado una apariencia y unos modales suaves con un mensaje duro. Esta ha sido, precisamente, una de las claves que le han servido para capitalizar el voto no independentista en Cataluña, ya que desde el primer momento ha hecho una defensa sin fisuras de la unidad de España, pero presentando una imagen de renovación y modernidad frente a quien tradicionalmente había ejercido este papel, el Partido Popular.

Arrimadas entró como diputada en la cámara catalana en 2012, cuando Ciudadanos obtuvo nueve escaños. Tres años después, se convirtió en portavoz parlamentaria, y pocos meses después en jefa de la oposición con 25 diputados a sus espaldas. Ahora, rompe techo de nuevo y logra 37, aunque la aritmética hace inviable que pueda ser investida presidenta de la Generalitat.

La carrera fulgurante de Arrimadas ha ido de la mano del gran crecimiento de su partido, Ciudadanos. Su embrión se gestó en 2005, cuando varios intelectuales y profesionales de diferentes ámbitos presentaron un manifiesto titulado “Por la creación de un nuevo partido político en Cataluña”. Un año después se presentaba en sociedad Ciudadanos, ya con Albert Rivera como líder.

Poco después se presentaron a sus primeras elecciones, en las que obtuvieron tres diputados y de las que ha persistido en el imaginario colectivo el cartel de la candidatura, en la que se veía a Albert Rivera desnudo con el lema “Solo nos importan las personas”. La formación naranja, que defiende la unidad de España y políticas económicas liberales, repitió el mismo resultado en 2010 y empezó a dispararse en 2012, coincidiendo con la intensificación del conflicto independentista y, casualidad o no, con la llegada de Inés Arrimadas a las filas naranjas. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen