MINERIA CARBON

Industria, sindicatos y patronal llegan a un acuerdo sobre el plan del carbón

El Ministerio de Industria, la patronal Carbunión y los sindicatos CCOO, UGT y USO llegan a un acuerdo sobre los contenidos del Plan del Carbón 2013-2018, que tendrá que afrontar su desarrollo normativo.
EFE/Archivo/Ballesteros

EFE/Archivo/Ballesteros

 

       Las partes consensuaron los aspectos sociales del plan, que eran los puntos que quedaban pendientes tras las negociaciones de la  semana anterior.

   El texto será revisado el 26 de septiembre por la Comisión Delegada del Gobierno, que previsiblemente lo aprobará para que sea suscrito por las partes.

   Posteriormente, comenzará su desarrollo normativo, es decir, su encaje en forma de leyes a aprobar por el Gobierno antes de su remisión a Bruselas.

   El preacuerdo alcanzado prevé la jubilación a los 54 años con el 75 % del salario, aunque se han establecido suelos y techos para  concretar esta cantidad.

  También se permite a los trabajadores de empresas auxiliares ser recolocados y bajas incentivadas con una compensación lineal de 10.000 euros más 35 días por año trabajado hasta un máximo de 30 mensualidades.

    El acuerdo llega tras una maratón de reuniones celebradas en septiembre de 2013 sobre la base de un documento presentado por Industria, después de que el anterior texto, dado a conocer en julio, fuera rechazado por los sindicatos.

   El nuevo plan del carbón garantiza una contribución mínima de este mineral a la generación eléctrica del 7,5 % a partir de 2015, lo que supone mantener el mecanismo que da prioridad a la materia prima nacional y que vence a finales de 2014.

      La  semana pasada ya se alcanzó un acuerdo sobre los volúmenes de producción y plantilla hasta 2018, fecha límite,  pues de acuerdo a la legislación europea, a partir de 2019 solo podrán continuar abiertas las minas que sean rentables sin ayudas.

 PROTESTAS CONTRA EL RECORTE DE AYUDAS ESTATALES

    El recorte de las ayudas destinadas al carbón en un 63 por ciento, recogido en los Presupuestos del Estado de 2012, tuvieron como respuesta el rechazo de las cuencas mineras españolas afectadas.

   El Gobierno español dejaba así en suspenso el programa del “Plan Nacional de Reserva Estratégica de Carbón 2006/2012 y Nuevo Modelo de Desarrollo Integral y Sostenible de las Comarcas Mineras”.

   Y es que mientras  los sindicatos rechazaban el recorte porque supone el cierre de toda actividad minera, el Gobierno considera que ningún sector puede escapar al ajuste presupuestario.

   Las protestas, iniciadas el 23 de mayo de 2012, se  materializaron  a través de manifestaciones, jornadas de huelga y encierros en minas y organismos públicos, que  se recrudecieron con cortes en carreteras y líneas ferroviarias.

   Una multitudinaria manifestación en defensa de las cuencas mineras trascurrió el 11 de julio entre la Plaza de Colón y la sede del Ministerio de Industria en medio de cargas policiales, enfrentamientos y 18 detenidos.

   De esta manera las dos marchas mineras que iniciaron un recorrido a pie el  22 de junio confluían en Madrid.

  Tras 67 días de huelga indefinida, el 3 de agosto de 2012 los mineros se reincorporaron a sus puestos de trabajo, salvo en la comarca leonesa del Bierzo.

   En el ámbito político, el Senado rechazó la enmienda socialista al proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado que recoge el recorte al carbón.

  El senador del PP, Juan Morano (León), votó a favor de estas enmiendas y posteriormente abandonó esa formación, sin renunciar al escaño.
EFE/DOC

 

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos