Independentistas pugnan por Gobierno y constitucionalistas se distancian

Los partidos independentistas revalidaron la mayoría absoluta en las pasadas elecciones del 21 de diciembre, con lo que a priori tendría que ser fácil para ellos investir al que será el 131 presidente de la Generalitat de Catalunya.
Los diputados de Ciudadanos (Cs), el PSC y el PPC abandonan el hemiciclo del Parlament justo cuando se iba a votar una declaración de independencia dLos diputados de Ciudadanos (Cs), el PSC y el PPC abandonan el hemiciclo del Parlament justo cuando se iba a votar una declaración de independencia de Cataluña el pasado 27 de ocutbre. EFE/ Archivo/Alberto Estévez

Marta Vergoñós

Sin embargo, hay un gran número de incógnitas que parecen difíciles de despejar. Y es que, una semana después de los comicios, los 70 diputados de Junts per Catalunya (34), Esquerra Republicana (32) y la CUP (4) aún no tienen a un candidato claro.

La lógica apuntaría a que tendría que ser el expresidente Carles Puigdemont, dado que encabezaba la lista más votada de las tres mencionadas. Sin embargo, se halla en Bruselas desde la declaración unilateral de independencia y pesa sobre él una orden de detención por presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos, lo que significa que le arrestarán en cuanto pise el territorio español.

Así pues, difícilmente podrá ser investido con normalidad en el Parlament. El número dos de la candidatura, el activista Jordi Sànchez, tampoco parece una opción factible, dado que se encuentra en prisión preventiva desde el 16 de octubre por haber alentado supuestamente manifestaciones tumultuarias.

Esto lleva a fijar la vista en la segunda lista independentista más votada, ERC, cuyo líder, el exvicepresidente Oriol Junqueras, está también en prisión preventiva, en su caso por su implicación en la declaración unilateral de independencia. Una de las opciones que se han barajado es la de que el republicano pueda ser investido si el Tribunal Supremo (TS) accede a dejarle en libertad en las próximas semanas.

Sin embargo, aunque el juez revoque la prisión preventiva a Junqueras, su situación judicial seguiría siendo complicada. Lo mismo sucede con los demás miembros del anterior Gobierno catalán que han concurrido en las candidaturas de Junts per Catalunya y ERC, ya que todos ellos están encausados y, en algunos casos, se encuentran en Bruselas junto a Puigdemont.

De hecho, en ambos casos, las dos candidaturas solamente presentan a cuatro personas sin cuentas pendientes con la justicia entre los diez primeros puestos de su lista. Y ninguno de ellos con experiencia de gobierno.

Los resultados electorales abren una grieta entre PP y Ciudadanos

Los partidos del llamado bloque constitucionalista han mostrado en los últimos meses una unidad inquebrantable contra la hoja de ruta unilateral del independentismo. Sin embargo, tras la convocatoria electoral, empezaron a distanciarse.
El primero en desmarcarse fue el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), que se había alineado con el Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs) en la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que permitía intervenir la autonomía catalana.

Una vez puesto en marcha el mecanismo constitucional, los socialistas se apresuraron a marcar perfil propio y sacaron del cajón la “tercera vía” para resolver el conflicto independentista mediante una reforma territorial.

PP y Cs, en cambio, mantuvieron una actitud similiar, ambos inflexibles ante las peticiones de los secesionistas, lo que les llevó a una pelea por el mismo electorado. El 21 de diciembre, el resultado de la pugna fue inequívoco: Inés Arrimadas (Cs) quedó en primera posición con 36 diputados y Xavier García Albiol (PP) quedó último con 4 escaños que ni siquiera le sirven para tener grupo parlamentario propio.

El batacazo de la candidatura popular puede ser un mísil en la línea de flotación del Gobierno de Mariano Rajoy, que es del mismo partido, y que ahora pierde fuerza a la hora de negociar los presupuestos con sus socios, que son precisamente Cs.

Heridos ante este nuevo panorama, los populares se han apresurado a sacar sus armas contra Arrimadas, a quien recriminan que no dé un paso adelante para intentar formar gobierno, aunque ninguna combinación posible le da la mayoría necesaria.

Además los populares han denunciado ante la Junta Electoral al periódico ABC por haber publicado en portada una entrevista a la candidata de Cs durante la jornada de reflexión.

imagen

imagen